Skip to content

«¿Te puedo hacer un free-style?»

Domingo, 24 octubre, 2010

Lo primero es lo primero y eso es mi oído. Hace cosa de una semana, totalmente decidido, comencé la búsqueda de clínicas en London con la intención de acudir a un especialista privado que pudiera ofrecerme un diagnóstico más concreto y me realizase una timpanometría y/o audiometría para ver la gravedad del daño. Pero no pudo ser. Uno de esos días en que te levantas sin ganas de hacer nada más que quedarte en pijama hasta la noche decidí que era el idóneo para visitar el doctor. Espe, que para eso no tiene rival, me lo estuvo repitiendo como un gritón de veces antes de que finalmente decidiese ir. Y apunto estuve de no llegar a tiempo, la clínica cerraba a las 17:30 h. y llegamos a las 17:25 h. Con la firme determinación de salir de allí con una cita para el otorrinolaringólogo, entré como un campeón por la puerta y una chica rubia incrustada en una silla minúscula nos atendió amablemente. Por suerte era simpática la hija de puta, porque con muy buenos modales y entre risas me dio a entender que me podía ir por donde había venido. En la ciudad de London, al parecer, todos los especialistas están sujetos a una especie de red de salud provincial que les impide atender a nadie que no haya sido transferido por su médico de cabecera. Y obviamente yo no tenía ningún volante. Así que me fui de la clínica convencido de que la enfermera que me atendió hizo todo lo posible. Sí, soy imbécil. Toca esperar la cita que ya tenía asignada para finales de la semana que viene, creo, tendré que verificarlo.

Lo único afortunado del asunto es que terminé el tratamiento antibiótico. Cierto es que me quedaban algunas cápsulas, pero 15 días me parece más que suficiente teniendo en cuenta que en España estas prescripciones no sobrepasan la semana y poco. Aun me molesta bastante el oído y es seguro que he perdido audición, lo que no sé es cuánta. Pero nada mejor para olvidar los males que irse a Waterloo, ciudad vecina, al mini Oktober Fest que montan allí todos los años y aprovechar el viaje para conocer la mejor universidad tecnológica de Canadá, por donde han pasado figuras como Roger Penrose o Stephen Hawking.

Homenajeando a Roger Penrose

Homenajeando a Roger Penrose con sombreros de Gandalf el Gris

Fue un interesante viaje en el que además de beber cerveza como alemanes aprendí qué eran los menonitas. Según la Wikipedia, los menonitas son descendientes directos de un movimiento «anabautista» (literalmente, rebautizadores) del siglo XVI, contemporáneo de la Reforma Protestante. Resulta que un tío muy listo quiso aprovecharse de las gentes de Zurich para reformar la Iglesia, pero un grupo de locos comenzó a estudiar la Biblia y descubrió que no decía nada de una Iglesia del Estado. Así que decidieron pasar de ese nota y seguir sus propias interpretaciones, como por ejemplo bautizarse de adultos, ya que el bautismo que se les hacía a los niños carecía de sentido puesto que no tenían potestad de seguir las doctrinas por su propia voluntad. Muy acertado, la verdad. Los Hermanos, que era como solían denominarse a estos grupos, se extendieron rápido por Europa hasta que una ley que obligaba a que todo el mundo profesara la fe de sus gobernantes chocó fuertemente con su principio de no entrometer la fe en las causas civiles. La orden de muerte para los anabaptistas no se hizo esperar. Es cuando entra en acción Menno, un sacerdote que se unió al movimiento pacífico y que ayudó tanto en pos de la paz que a sus seguidores se les llamó «menonitas». Pues bien, Waterloo está justo al lado de Kitchener, muy cerca, las dos ciudades casi se funden, como San Juan y Mairena del Alajarafe, y Kitchener tiene una de las mayores poblaciones de menonitas de Canadá y del mundo. Existen varios tipos de menonitas, pero los que más llaman la atención son los que siempre visten igual, de riguroso negro (hombres, mujeres, niños, niñas y hasta los perros) y que, además, consideran que el uso de tecnología moderna, si bien no es un pecado en sí mismo, debe ser restringido, tanto la televisión, como la radio, el teléfono o Internet. Y claro, después te encuentras a estos putos locos son sus carros negros tirados por caballos que parecen transportar cadáveres y con esas ropas de hace 4 siglos que da un mal rollo que flipas.

Carro menonita. Como se ve, la alegría de la huerta.

Carro menonita. Cómo puede apreciarse, la alegría de la huerta.

Y digo yo, ¿dónde está el límite de qué tecnología se considera malvada? ¿Es por el uso de la electricidad? ¿La rueda no es acaso tecnología? ¿No pueden usarla directamente pero sí beneficiarse de ella indirectamente? Muchas preguntas, tendré que ir un día para allá y pedir que me lleven ante su líder para mantener una interesante charla.

No es de extrañar que esta gente de bastante miedete, sobre todo si te los encuentras de noche a la luz de un candil. Que además los pobres no es que estén muy bronceados. A decir verdad yo tampoco tengo muy buen color, esto de casi no ver el sol no es bueno, para enero voy a tener como mínimo la cara de Drácula.

Yo de aquí a enero.

Yo de aquí a enero.

Pero lo pasé bien, un buen road trip y con buena compañía, justo lo que ha iba haciendo falta. Sólo faltaron Espe, que ni quiso ir porque la cerveza no es que le apasione, y Shiddarta, al que le hicieron una pequeña jugarreta inesperada con la fecha de presentación de su tesis, retrasándola de viernes a martes. Os podéis imaginar lo que eso supone con el estrés que conlleva presentar la tesis que te da el título de doctor.

¿Te puedo hacer un free-style?

¿Te puedo hacer un free-style?

Pero lo consiguió. Y ahí está el tío, Doctor Vásques. Desde aquí mi más sincera enhorabuena, porque se lo merece y porque es una persona excelente. Así que este vídeo va dedicado a él, «¡claro que sí, hijo de puta!»

La noticia triste es que ya se marchó a su Xalapa querida. Nos quedamos sin chef. El Dr. Shiddarta volvió a la tierra que lo vio nacer. Espero que se acuerde de nosotros cuando aquí haga -20 °C y podamos hacerle una visitilla en la playa con esas temperaturas tan veraniegas que tiene la costa mexicana. Lo echaremos de menos.

Esa misma tarde aprovechamos la celebración de su despedida para darle una sorpresa a Diego, que cumplía años al día siguiente. Así que le preparamos una pequeña encerrona con deliciosa tarta de chocolate incluida comprada por Karthick y todo magistralmente articulado con los camareros del Alibi (el de las hamburguesas de medio kilo) para darle la sorpresa. Todo salió bien, pese a que en un momento dado el camarero llevó la tarta muy mal escondida desde una de las barras del bar a la otra. No sé si Diego se dio cuenta, pero Karthick y yo sentimos ganas de darle un par de collejas al chaval. Casi lo estropea todo. Pero no fue así y disfrutamos de una noche muy divertida con todos los amiguetes que se van haciendo aquí. Y que, por supuesto, repetimos a lo grande el viernes en un club llamado Tap House en el que ponen una variada colección de música, desde la que te hace bailar hasta la que te hace potar.

¡Felices 28, Diego!

¡Felices 28, Diego!

Y termino ya, que hoy ha amanecido con un tiempo espléndido, así que nos vamos a por nuestras calabazas a una granja para recogerlas del campo y prepararlas para Halloween, ¡que es la semana que viene!

Actualización: ¡Ya tenemos nuestras calabazas! Ahora toca darles forma. Sergio dice que más que a ese Drácula me pareceré a este otro.

Quizás éste sí sea mi aspecto de aquí a enero (según Sergio)

Quizás éste sí sea mi aspecto de aquí a enero (según Sergio)

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Sergio permalink
    Domingo, 24 octubre, 2010 06:07

    ¡¡La ostia, tendré que leer varias veces la historia de los menonitas,vaya culebrón y vaya pandilla de pillaos, si voy disfrazado en Halloween será de menonita :)!! En cuanto a lo del oido, pues es normal ya tu reacción, cuando pasa cierto …tiempo después de algún problema, supongo que ya no le das tanta importancia, aún así espérate a la resonancia. Y respecto a lo de Drácula, yo te veo más como Gary Oldman, pero así http://farm3.static.flickr.com/2404/2129221354_232508a172.jpg?v=0
    Bueno, borrachuzo, me alegro de que andes bien x alli, un abrazo tela de grande.

    • Domingo, 24 octubre, 2010 10:15

      XDD Creo que voy a cambiar la foto de Drácula por esa que pones.

  2. Guillermo permalink
    Domingo, 24 octubre, 2010 08:49

    Buenas,

    Tengo una gran duda. ¿Por que la foto del Dr. Vasques le da nombre al post y por que lo de “te puedo hacer un free-style”?

    Como siempre, genial. Seguro que te dio mucha pena irte de aqui, pero ahora seguro que no te arrepientes ni un poquito…

    Saludos y abrazos compañero.

    • Domingo, 24 octubre, 2010 10:15

      Es por el vídeo de «Hijo de puta» de La Hora Chanante, casi al final. Al mexicano le encantó la canción y cogimos la coña.

  3. Nandir permalink
    Miércoles, 27 octubre, 2010 08:38

    Tanto dinero gastado en colegios e institutos privados. Todos esos masters en Cambridge y Oxford y ahora te conviertes en un maldito borracho Canadiense con tendencias Menonitas.

    Pórtate bien maldito bastardo, besitos!!!

Trackbacks

  1. Halloween « versae
  2. Cirugías, «crusaítos» y distancias « versae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: