Skip to content

La Cabalgata de Navidad

Lunes, 15 noviembre, 2010

«¿Pero de qué está hablando este hombre?», pensarán algunos, «no estamos ni a mediados de noviembre», murmurarán, «¡se ha vuelto loco, que alguien llame a un médico!, ¡un médico, por favor!», gritarán los más avezados. Y todos estarán equivocados. Sí, amigos, una vez más Canadá vuelve a sorprendernos realizando la tradicional cabalgata de Navidad el sábado día 12 de noviembre, así es, dos semanas después de Halloween y casi un mes y medio antes de la Natividad de Cristo los canadienses de la ciudad de London han decidido hacer su tradicional parade, eso sí, con la mejor de las intenciones y esperando que no muera ningún pobre niño a causa del frío extremo. Tiene incluso lógica, supongo que en esta ciudad de mierda con -20°C a final de año no sale en procesión ni el puto Papá Noel, y eso que él viene de Laponia, donde se conoce que por las noches refresca y hay que ponerse una rebequita. Siendo esto como es norteamérica, puedo imaginarme sin dificultad el escenario del pasado año, completamente ficticio, por supuesto, en que dadas las bajas temperaturas algunos lindos e indefensos niños canadienses se constiparon, cogieron la gripe, se les cayó alguna oreja congelada o simplemente fallecieron. Claro, la reacción de los padres no se hizo esperar y culparon al señor alcalde que, para evitar la desidia en la siguiente celebración, decidió hacerla 42 días antes de Navidad. Todo un acierto, sí señor, ya puestos la podrían haber hecho el jodido 25 de agosto, que seguro que el frío no es tan brutal, aunque quizás entonces los ciudadanos se quejarían de excesivo calor.

Papa Noel fumando un poco de opio en su pipa mientras lleva los regalos a los niños buenos.

Papá Noel, borracho y socarrón, fumando un poco de opio en su pipa mientras recoge juguetes de la basura para llevárselos a los niños yonkis. (Fuente: Wikipedia).

Así es Canadá, la tierra donde todo el mundo puede demandar a todo el mundo, donde la doble moral se oculta bajo la corrección política y donde las cabalgatas de Navidad se hacen en noviembre. Para muestra un botón: en lugar de promulgar el archiconocido Merry Christmas, en la mayoría de rótulos podía leerse Season’s Greetings, algo así como una manera super polite de felicitar las fiestas que no hace referencia a ninguna religión, para no ofender a nadie, por supuesto. Huelga decir que la famosa Santa Parade fue una real mierda, que aun en noviembre me cagué del frío y que estuvo muy por debajo de mis expectativas. Al fin y al cabo esta ciudad es una boñiga de cabra muy pequeña y hace lo que puede. No se le puede pedir más. Ya sé que para el año que viene mejor será saltarse la procesión o ir a una ciudad más grande. Quizás Toronto organice algo menos triste.

Nosotros, por nuestra parte, tuvimos un fin de semana muy tranquilo y, sin que sirva de precedente, sin una gota de cerveza. Vimos las cutres carrozas que básicamente se reducían a camiones y tráilers sin capota con desgraciados danzando atenazados por la temperatura y, al final, hicimos lo más inteligente que se podía hacer, irnos a casa de una amiga que vive en el centro a pasar la noche viendo una excelente y añeja película: La Familia Addams (aunque siempre me gustó más la segunda parte). Desde aquí mando un cordial saludo a Camelia por darnos cobijo, procurarnos alimento y mantas y pagar la película a su proveedor de cable local. Lo pasamos bien, tranquilamente bien.

Y es que no estoy yo para disfrutar mucho del tiempo libre. El trabajo me persigue, ando metido en más cosas de las que me gustaría, como siempre, y lo peor es que me sigue gustando cada vez más lo que hago. Es un problema ser un entusiasta, porque pese a ser bastante realista (o incluso negativo) a veces me emociono con cualquier estupidez. Workaholic es la palabra que tienen aquí para los adictos al trabajo, con bastante arte, aunque no creo estar a ese nivel, al menos de momento.

Espe llamando al Presidente para comunicarle que la cabalgata era una mojona

Espe llamando al Sr. Presidente para comunicarle que la cabalgata era una real mierder. (Fuente: Karthick).

No se preocupen, no todos los días puede uno escribir lo bien que va todo y lo maravillosa que es la vida; hoy es uno de esos días en los que odias más a los que más odias y además odias por si acaso al resto del mundo, no sea que se ofendan y me interpongan una demanda.

Como fuese, ésta ha sido una semana de trabajo intenso y poco ocio, de no tener noticias de mi futuro cirujano, de pensar una vez más en qué voy a hacer con mi vida, de propuestas laborales muy interesantes a la par que arriesgadas, de comenzar un máster en Lógica, Computación e Inteligencia Artificial y, sobre todo, de echar mucho de menos a los que tengo lejos. Siento toda esta perorata, pero qué mejor sitio que éste para soltarla.

Me despido ya y cómo quizás aun por España no se siente el espíritu navideño, os dejo un bellísimo villancico tradicional que no muchos conocerán pero seguro sabrán apreciar y que a mí, especialmente, me trae lindos recuerdos de juventud.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Sergio permalink
    Lunes, 15 noviembre, 2010 07:40

    ¡¡Yo quiero a un Papa Noel así, como el de la foto!! Y siempre pensando “que hacer con mi vida”. Hay algunos que no tenemos remedio, es el pan nuestro de cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: