Skip to content

Viviendo la #SpanishRevolution desde Canadá

Lunes, 30 mayo, 2011

Hoy hace quince días exactos que no escribo nada. Pensé en hacerlo hace una semana aprovechando que Diego recibió la visita de 7 de sus amigos que vinieron expresamente a visitarlo. Para algunos de ellos era la primera vez que cruzaba el charco. De verdad espero que el viaje les haya valido la pena. Aunque yo sólo conocía a José K a y un par más por twitter, todos me han parecido buena gente en persona. Al principio pensé que sería un caos de semana, de repente tanta gente en tu casa te cambia los hábitos quieras o no. Pero no fue así ya que Diego les procuró un mejor sitio para dormir y los asistió en las visitas que tuvieron ocasión de hacer. Desde aquí aprovecho para mandarles un saludo.

Mientras eso sucedía comenzada en España la que para mí es hasta ahora una de las respuestas ciudadanas más importantes de la historia que de España llevo vivida. El 15 de mayo el pueblo español, sin importar ideología, raza o religión (bueno, en realidad todos sabemos que un poco sí), se reunió para mostrar públicamente ese sentimiento que los españoles llevamos ya años sufriendo en silencio, nuestra hemorroide particular: la indignación. Tristemente, la consigna inicial de uno de los grupos impulsores de la idea no se materializó como se esperaba. Si bien la idea era «castigar» a PP, PSOE y CiU por toda la mierda que han hecho o dejado de hacer, y en valores absolutos esto se consiguió, a la práctica se tradujo en un descalabro del PSOE que catapultó al PP a los primeros puestos. Yo, que me quedé sin votar por correo por no estar atento a los plazos, maldije infinitud de veces mi despiste y quedé desolado por el alto porcentaje de abstención. No voy a tratar de explicar ahora la diferencia entre votar en blanco, no votar o no votar a los partidos mayoritarios, creo que ya es por todos conocida. Pero sí quiero mostrar mi apoyo ante el mayor y único movimiento de despertar de una sociedad, la española, que parecía abocada al consume, vota y calla. Es motivo de orgullo ver cómo España se ha levantado, cómo, después de ver la barbarie de los Mossos d’Esquadra en Plaça Catalunya, siguen aun hoy dando la cara de forma pacífica, y sobre todo cómo están por una vez intentando cambiar sus destinos. Mientras tanto los partidos sólo saben echarse mierda unos a otros y utilizar lo que ocurre para desprestigiar al otro. Esto les ha cogido por sorpresa y no lo entienden. Siento una necesidad existencial de apoyarlos a todos desde aquí y una frustración interior de no poder asistir. Así que mi más sincero apoyo.

Mossos en Plaça Catalunya el pasado 27 de mayo (algunos derechos reservados por acampadabcnfoto

Mossos en Plaça Catalunya el pasado 27 de mayo (algunos derechos reservados por acampadabcnfoto)

En lo referente a mis días en Canadá, bueno, asistí a lo que aquí llaman una noconferencia, un término super guay para una conferencia sobre humanidades digitales que, la verdad, estuvo bastante interesante. La parte negativa fue que se celebró en sábado y domingo, siendo el lunes festivo, con lo que otro puente que se me va al traste. Lo curioso del festivo es que los canadienses celebran el Día de la Victoria en honor al cumpleaños de la Reina Victoria del Reino Unido, ya que Canadá es una monarquía parlamentaria en la que la soberanía la ostentan los monarcas británicos. Así de absurdo es que la Reina Isabel II es la actual reina de este país en el que vivo. La verdad es que el cumpleaños de tal o cual reina me importa una real mierda, lo único importante para mí es que era fiesta. En la víspera de ese día, aunque al parecer no tanto como en el inminente Día de Canadá, a los canadienses se les permite comprar fuegos artificiales de poca índole y lanzarlos desde sus hogares, así no es difícil ver a los vecinos tirando cohetes en miniatura desde sus jardines. Es casi tierno cuando uno lo compara con la pirotecnia a la que está acostumbrado. Mi iniciación a los divertimentos explosivos empezó de bien pequeño, antes incluso de que pudiera comprar los famosos rascadores. Cada fin de año, y como una tradición que se mantuvo por mucho tiempo, el dueño de un bar de mi barrio, tras dar las 12 campanadas, salía a la calle y lanzaba 12 cohetes como 12 bombas. A su término, todo el barrio lanzaba su propio arsenal y por unos momentos ese rincón hastiado del mundo en el que me crié se convertía en el lugar más mágico de la tierra. Duraba algo así como media hora y valía la pena cada uno de los minutos que pasaba sentado en la terraza embobado mirando al cielo, aguantando, claro está, escuchar a mi abuela y a mi madre insistirme en que me meta ya para adentro que iba a coger frío. Por eso, lo que vi el pasado lunes aquí fue un ensayo comparado a lo que estoy acostumbrado a ver. Insípido, como casi todo aquí.

Estas dos últimas semanas me las he pasado trabajando duramente en el artículo que vamos a presentar el 7 de junio en Budapest, estudiando un montón y durmiendo más bien poco. Días duros. Incluso este viernes me tocó hacer una pequeña presentación introductoria del trabajo ante mis compañeros de laboratorio, in inglés, por supuesto. Aun no lo llevo muy bien pero parece que poco a poco voy perdiéndole el miedo, por una parte gracias a mi jefe y el agradable ambiente de trabajo y por otra gracias a Espe, que siempre me anima. Es una pena que tras más de 8 meses aquí aun hable con un inglés de las cavernas, tenga errores garrafales, me trabe al hablar y a veces no entienda una mierda de lo que me dicen. Sin ir más lejos hoy llamó a la puerta una joven desdentada balbuceando en un inglés ininteligible para mí algo sobre mi basura. Mi cara debió ser un poema, porque la muchacha tuvo que señalarme exactamente lo que quería: si el trineo que teníamos al lado de los cubos de basura era para tirar o no. Le dije que lo sentía mucho pero que aunque estaba ahí no erar para tirar.

Por su parte este fin de semana ha estado bastante interesante. Como el tiempo no ayuda mucho, el viernes fuimos a la piscina climatizada del bloque en el que vive un compañero de laboratorio y pasamos una tarde atípica chapoteando primero, luego en el jacuzzi y por último en la sauna. Jamás había entrado antes a una y debo decir que son un sinsentido. Pero en fin, la tarde me dejó listo para ir a cenar como un mulo al Crabby Joe’s e irme a la cama a descansar. Al día siguiente nos esperaba una reserva en el Tap House que los amigos de Diego, que ya se habían ido, ganaron para que nosotros pudiésemos disfrutar. Lo mejor de la noche fue, sin duda, más que las típicas borrachas con sus bailes y sus cortejos, o la loca que se subía por la barra como una stripper, la pelea que presenciamos entre dos chavalas, un tío y su novia. De película. Nosotros estábamos tranquilamente esperando la cola para tomarnos la típica pizza de pepperoni de 5 dólares del Little Caesar’s de después de salir cuando entraron dos pezados de tipas brutales. Pues resulta que una de ellas era la ex-novia de un tío que estaba allí ya con otra chica. Y se lió parda. La cosa empezó con los típicos insultos en inglés, vete a la puta calle zorra de mierda, eres una puta asquerosa y tal. Todo esto de parte del nota. Luego la novia se ensalzó a los pelos de la ex-novia y se dieron de mamporros, yo no sabía si separarlas o echar un poco de barro para animar la escena. Y ya para rematar el novio le pegó un empujón a una de las tías que se pegó un boquinazo brutal contra la puerta de la pizzería. Ya en este momento salió uno de los encargados del local, así rollo M.A. Barracus mezclado con Barry White, y dijo que en su local ni mijita. Las tipas, con cara de cínicas, volvían a la carga una y otra vez, pero ya la cosa se tranquilizó por fin.

Y bueno, todo esto sucedía mientras en Sevilla estaban de manifestaciones y Herny Saiz pinchaba en la Sala Cosmos. Qué se le va hacer, estas son las cosas que me han tocado vivir.

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. Jesus permalink
    Lunes, 30 mayo, 2011 10:18

    Ojala pudiera irme a Budapest con Sergio y pegarnos un viajecito en condiciones, en otra ocasion sera, suerte con todo lo referente al trabajo y esperemos q sirva de algo la spanish revolution, un abrazo Javi y hasta la semana que viene (virtualmente hablando claro) que hoy parto de nuevo pa Cazalla.

    • Lunes, 30 mayo, 2011 10:47

      Sí, tío. Estaría de puta madre que pudieras venir. Seguimos teniendo un viaje pendiente, es algo que no olvido.

      Pásalo bien por Cazalla, que yo sé que a ti eso te sirve para desconectar 🙂

      • Jesus permalink
        Lunes, 30 mayo, 2011 10:51

        No lo sabes tu bien, vuelvo nuevo, lo malo q esta semana no voy de monitor sino de vigilante nocturno, pero aprovechare las tardes para ir de taller en taller para aprenderlo todo y estar con los chicos que es lo q verdaderamente me renueva 😉

  2. Sergio permalink
    Lunes, 30 mayo, 2011 11:56

    Mmmmmmm… me estaba preguntando si podría asistir a tu conferencia, si me da tiempo, claro. Lo de las peleas de las tias, no sé por qué pero me he vuelto a acordar de “Aterrizas como puedas” cuando las gemelas vestidas de boy scouts se dan de ostias.
    Lo de la Spanish Revolution es algo tan difícil de predecir…no sé en que terminará todo esto…

    • Lunes, 30 mayo, 2011 12:41

      Pues es el día 7 a las 14:00. Creo que no te da tiempo. Pero no te preocupes, te haré un pase privado 😛

  3. Lunes, 30 mayo, 2011 04:04

    Es emocionante ver el despertar de la España reivinidicativa, y me enorgullezco de haber asistido a la manifestación del 15 de mayo en Sevilla. Mi lado optimista espera que todo siga in crescendo y se consigan cambios antes de las próximas elecciones generales. Mi lado realista-pesimista cree que esto es España, y que millones de gilip^C^C^C^C^C seguirán votando PP en las próximas elecciones, y nos hundiremos un poco más en la mierda los próximos 4 años.

    Sobre el tema de Canadá y la monarquía, el tercer episodio de la nueva temporada de South Park va precisamente de eso. Hilarante.

    • Lunes, 30 mayo, 2011 04:09

      Me pasa algo parecido, públicamente manifiesto mi expectación y apoyo a los indignados, pues soy uno de ellos. Pero por otra parte me cuesta creer que las cosas vayan a cambiar. Que no sea por intentarlo.

      Por cierto, he olvidado agradecer públicamente tu ayuda en el viaje a Budapest. Ya lo dejo para la siguiente entrada.

  4. Lunes, 30 mayo, 2011 04:12

    Se te olvidó contar lo de las guantonas al nota y su pobre labio ensangrentado.
    Claro que te animo siempre (})

    • Lunes, 30 mayo, 2011 04:19

      A y desde el nota, porque el empujón que dejó a la tipa rubia como lagartija contra la puerta fue espectacular. Aunque sí, una de ellas le dio un buen arañón por el que el chaval sangraba medianamente.

  5. Myri permalink
    Martes, 31 mayo, 2011 10:23

    Guille y yo estamos pensando colgar una pancarta en el balcón, en relación a todo este movimiento social de indignación… si te apetece puedes colgar algo en una de tus ventanas para sentir que apoyas la Spanish Revolution desde la distancia.

    Mucha suerte para el día 7.

    • Martes, 31 mayo, 2011 10:26

      No es mala idea. A ver si es verdad que ha parado ya de llover aquí, para que la pancarta la vea alguien, y cuelgo una yo también.

      PD: Te vi en una foto de la manifestación 🙂

  6. Guillermo permalink
    Martes, 31 mayo, 2011 05:52

    La verdad es que esta siendo un movimiento muy bonito. Nosotros lo estamos viviendo muy desde dentro, porque tenemos varios amig@s muy involucrados en el tema. Vamos a las setas, punto de referencia en Sevilla en el movimiento, y la verdad es que es un verdadero placer estar en un ambiente tan reivindicativo-educativo. Cuesta creer el nivel organizativo que han llegado a adquirir, teniendo en cuenta que todo eso ha surgido sobre la marcha, con gente corriente q simplemente decidio quedarse a domir y punto. Y se ha ido sumando gente y mas gente, se realizan concentraciones, asambleas… hay espacio para expresarse en cualquier temino… Una verdadera gozada.

    Todo el mundo tiene ese temor, el ver si se llega a algo. O incluso caer en la precipitacion y esperarse que este movimiento en 15 dias de existencia, va a tener una reivindicacion lista para ser “aprobada”. Para mi, eso es un error. Hay q tener paciencia. Hay q dejar madurar las cosas. Y sobre todo, hay q pensar que ya esto es un exito en si mismo. El ver levantarse al pueblo de esta forma, pacifica pero contundente, diciendote… PIENSA POR TI MISMO! EXIGE LO QUE ES TUYO! Nunca he hablado tanto de politica con tantas personas diferentes.

    Un abrazo catacrack!

    • Martes, 31 mayo, 2011 06:12

      Estoy de acuerdo en que es un movimiento apasionante. En cambio no estoy del todo seguro de que los manifestantes tengan que proponer mejoras o cosas como el consenso de mínimos que tan bien suena. En mi humilde opinión el movimiento y las acampadas han demostrado que existe un descontento, ahora es turno de que eso se materialice. No ha podido ser en las municipales, será en las generales. Me gustaría pensar que las acampadas tendrán una respuesta del actual gobierno, provocando un referéndum en temas como la ley electoral, la transparencia política o la no aceptación de políticos imputados. Pero es delicado, lo que une a los manifestantes es el descontento y los objetivos, pero no el camino para seguirlos. Así que mucho ánimo y a seguir luchando 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: