Skip to content

¡Nos mudamos!

Miércoles, 29 junio, 2011

(Gran descubirmiento el de estos españoles que no lo hacen nada mal)

¡Ay! Qué penita más grande. Cómo voy a echar de menos las particularidades de esta casa y, sobre todo, a nuestro vecino Brad, sin duda el mejor y más atípico canadiense que te puedas imaginar. Una persona que cuando sale el sol un sábado saca su antiguo pero contundente equipo de alta fidelidad (HiFi por aquel entonces) y se dedica a poner temones a todo carajo en el jardín trasero. Su repertorio incluye desde Rage Against the Machine hasta Mike Olfield, pasando por Miles Davis o AC/DC. Luego, cuando empieza a anochecer, enciende una fogata con ramajos viejos y llama la atención del resto de vecinos, que le amenazan con llamar a la policía y a los bomberos. Supongo que por donde me crié y por lo típico que ha sido hasta hace no mucho hacer candelas en Sevilla, ver que mi vecino con bigote de Charles Bronson hace una me resulta de lo más normal. No así para con el resto de canadienses que lo rodean. Por eso lo voy a extrañar mucho. Él también nos dice que nos echará de menos, de hecho nos ha invitado a una de sus barbacoas este fin de semana, que se celebra el Día de Canadá y el viernes es festivo en todo el país, long weekend lo llaman, algo así como nuestros puentes, y conmemoran cada 1 de julio la autonomía con respecto al Reino Unido (aunque siguen teniendo la monarquía británica, un poco raro, sí). A ver quién nos toca en la nueva casa.

Nuestro casero se ha dado prisa en poner el cartelito...

Nuestro casero se ha dado prisa en poner el cartelito...

Sí, nos mudamos. Lo cierto es que nuestro actual casero, del que sólo tenemos algunas quejas menores, un buen día comenzó a atosigarnos para que decidiésemos cuanto antes si nos íbamos a quedar el año que viene o no. Todo esto hace más de un mes y faltando más de tres para la finalización de nuestro contrato. Nos vimos obligados a dar una respuesta y ante tal presión decidimos no quedarnos aquí y cambiar, pese a que ninguno de los ocupantes actuales de la casa sabíamos a ciencia cierta qué íbamos a hacer. Por una parte Diego no estaba seguro de si seguiría viviendo con nosotros el año que viene o por cuanto tiempo. Karthick tenía indicios de abandonar el país el diciembre. Y Espe y yo siquiera sabemos aun si seremos aceptados en el programa de doctorado. Y aun sin saber muy bien qué nos depararía el futuro cercano, empezamos a buscar casa para nosotros dos, con la suerte de encontrar una casi perfecta justo en la calle de al lado. La susodicha casa está mucho mejor que la que tenemos ahora, el sótano está completamente entarimado, es más nueva, tiene dos baños, dos cuartos en el sótano, una amplica y luminosa cocina americana, un salón la mar de apañado, un habitación en la planta principal y un ático enorme en la planta de arriba. Y ahí está el problema, que es demasiado grande y cara para nosotros dos solos, pese a ser un poco más barata que la de ahora. No sabíamos muy bien qué hacer y mientras yo estaba en Budapest, Espe fue con Karthick a verla y se enamoró. Nuestro rommie indio parecía haber solucionado sus asuntos y se quedaría aquí al menos otro año más, así que le preguntó a Espe si podía vivir con nosotros en la nueva casa. Lo cual era genial porque los gastos podrían ser compartidos. Cuando por fin pude ver la casa reconozco que ese jardín tan bien cuidado me asombró y que la planta de arriba, toda una enorme habitación, era perfecta. El único inconveniente es que no tiene puertas, subes la escalera y ahí está el cuarto, gigante, con los techos abuhardillados en la mitad de la habitación. A mí me sigue pareciendo un fuerte handicap, pero será cuestión de probar y si no va bien cambiarse a otra habitación. La casa lo merece y, de hecho, incluso ya hemos comprado una cama tamaño Camp Nou que Afnan, una amiga de Espe que se marcha a su país, nos ha vendido bien barata. A la pobre Espe se le van las amigas, primero Adriana, ahora Afnan y por último Carlota, que estará ya España este fin de semana. Esperemos que haga buenas con Yessica, una colombiana que trabaja en un restaurante de kebabs y cosas de esas aquí al lado de casa.

Parque de la Ciudadella en Budapest

Parque de la Ciudadella en Budapest

Cuando aun no me había recompuesto de mis cortísimas vacaciones a Hungría, me tocó conocer al que será nuestro futuro casero. Un tipo bastante simpático. Sin darnos cuenta comenzamos a hablar de trabajo. Él es representante de ventas o algo así en una empresa del National Research Park dedicada a la imagen médica y, fíjate tú que cosas, estaban en pleno proceso de contratación. Me estuvo contando algunas cosas y me invitó a la mañana siguiente a conocer al Ingeniero Jefe para un encuentro casual. Al llegar a la sala que me indicaron resultó ser una entrevista en toda regla. Pero yo no iba buscando nada y el tono de la conversación de lo más distendido. Tanto que, sin la presión de querer que me contratasen, me contaron su proyecto la completo y les di mi visión de cómo tenían que diseñar ciertas cosas y qué tecnologías podían mirar para hacerlo. Me despedí de los dos y al llegar a casa les escribí un correo detallando algunos puntos oscuros de su diseño. Al poco recibí un correo de mi futuro casero en el que me daba las gracias y me aseguraba que me hubieran contratado en el acto, si eso hubiera sido posible y compatible con el doctorado en el que me voy a matricular. Verdad o no son el tipo de cosas que te alegran el día.

Por otra parte, desde que llegué he estado liadísimo trabajando en uno de nuestros proyectos más importantes y estudiando a destajo. Tengo dos jornadas, una de unas ocho horas de trabajo y otra de al menos cinco horas de estudio. Así llevo ya para 3 semanas y es un ritmo que me está matando. La parte buena es que casi me he quitado dos de las cuatro que tengo, de las que una va ya para septiembre. Razonamiento asistido es de las más difíciles, eso de darle indicaciones a una máquina para que sea capaz de demostrar ella sola teoremas matemáticos es un poco impresionante y jodido de entender.

Esta semana, además, ha estado aquí el Dr. Fernando Sancho, que siempre me echa una mano con las asignaturas y los problemas y al que le debo mucho. Creo que ha sido la primera vez que su visita a Canadá no acarrea toneladas de trabajo adicional. Lo que agradezco enormemente.

No, yo tampoco sé qué les pasa a esos muchachos en la cara

No, yo tampoco sé qué les pasa a esos muchachos en la cara

Quizás lo único interesante que hecho estos días, sin contar con el descubrimiento del Thorny Devil o la Feria Internacional de la Comida que, básicamente, tenía comida mexico-colombiana o indio-vietnamita, es el viaje al Parque de Atracciones Wonderland. Me encantan las montañas rusas y en ese parque había varias muy interesantes. Desde la típica con varios bucles hasta las invertidas, las pasadas por agua o una en la que ibas totalmente de pie. Ésa fue de las mejores porque conseguí ir en primera fila y la sensación de la bajada más larga es muy intensa. Aunque lo mejor de todo fue una atracción que consistía en subirte con una cuerda a no sé cuantos metros y luego dejarte caer. Quizás lo más parecido al puenting  que he hecho en mi vida. La adrenalina que sientes cuando ves que estás cayendo al vació es espectacular. Sólo tardas como 7 u 8 segundos en comenzar a pendular de la cuerda, pero hasta que ese momento llega, la primera vez supongo, es una mezcla de pánico, terror y emoción. Altamente recomendable.

Y eso es todo, ahora sí.

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. Miércoles, 29 junio, 2011 10:26

    Me alegro que vayan bién las cosas y que ante tanto trabajo aún te queden fuerzas y ganas de escribir en el blog.

    Sin duda alguna esas horas de estudio que estas echando ahora te vengan genial en el futuro…yo ahora mismo seria incapaz de sentarme delante de cualquier libro.

    Nos quedan ya escasos 6 años para ganar nuestro primer millón de dolares…sino lo conseguimos… nunca seremos ricos. Ve guardando en un cuaderno ideas para cuando vuelvas a España.

    Un abrazo

    • Miércoles, 29 junio, 2011 11:13

      No te preocupes, Six, que algunas ideas tengo en la mollera. Y sé qué personas son las indicadas 😉

  2. Ana permalink
    Miércoles, 29 junio, 2011 10:35

    Los chavales están felices de estar entre tanta bella mujer, el de la derecha es mi favorito :D. ¡¡Animo con los estudios!! : http://www.youtube.com/watch?v=vh3zt4F_jaY

    • Miércoles, 29 junio, 2011 11:14

      ¡Gracias! Ojalá tenga animadoras de esas el día de mi graduación.

  3. Miércoles, 29 junio, 2011 06:53

    Hola Javi!

    Yo también me alegro de que todo te vaya bien, al final todo este esfuerzo se verá rcompensado sí o sí, ya lo verás!

    Un abrazo!
    Manu.

    • Miércoles, 29 junio, 2011 07:11

      ¡Gracias, Manu! Lo que tienes que hacer es venirte para acá una temporadita 😉

  4. Espe permalink
    Miércoles, 29 junio, 2011 11:30

    Ohh que sensible me pongo con las despedidas 😦

  5. Sergio permalink
    Viernes, 1 julio, 2011 11:17

    No pierdas por nada del mundo el contacto con tu vecino, creo que entre todos los canadienses parece el único cuerdo, aunque allí lo traten como si fuera un bicho raro, pero de eso nosotros entendemos un rato 🙂 . Enhorabuena por los estudios, empolloncete.

    p.d: Tengo que enviarte la foto en la que le das un gran abrazo entrañable al señor anonimus de Budapest 😀

    • Viernes, 1 julio, 2011 11:27

      Sí tío, espero no perder el contacto, aunque con el invierno una distancia de 100 metros puede ser infinita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: