Skip to content

Esto no son unas vacaciones

Lunes, 8 agosto, 2011


(No exactamente así, que en Sevilla queda más bien poca gente)

Y es así de simple. Mientras esta entrada se publica, alrededor de las 9 de la mañana o así hora española, yo estaré en mitad del Atlántico deseando ya llegar a Madrid, coger un AVE y bajarme del avión en el que me habré visto como 3 películas de mierda y estaré ya agobiado por no poder pisar tierra. Pero lo más triste es que esta última semana no me ha cundido como esperaba, sí en trabajo, donde he hecho algunos avances en el desarrollo de una de nuestras herramientas; pero no así en los estudios, si bien Pyticli (mi proyecto final de máster) está tomando color e incluso cuenta ya con una reducida consola interactiva, la última de las asignaturas aun se me resiste, sí, la de CLIPS. Pretendía tener el trabajo de esta asignatura completamente listo para cuando llegase a Sevilla, pero no va a ser así. A penas he comenzado a comprender la filosofía de este lenguaje y la manera en que modela un sistema experto. Pero es un comienzo. Con un par de días más de lectura y experimentación creo que estaré en disposición de empezar a escribir el trabajo y, esperemos, no me lleve más de una semana de las dos que estaré en Sevilla. La otra, la que queda, la necesito para Pyticli, para terminarlo, que funcione como es debido, extenderlo un poco y  documentarlo, tanto en código como la memoria y el desarrollo teórico que hay debajo.


(El origen del nombre de mi proyecto)

Pero los fines de semana son los fines de semana. El primero es el Creamfields Andalucía 2011. Cita obligada desde hace ya 6 años. Como escuché una vez, más que un festival es una romería. Y cada año hay que pasarse. Ha habido de todo, espectáculos increíbles, decepciones, ediciones nefastas, etc. Pero lo mejor de todo es siempre la compañía y poder pasarlo bien con los amigos. Ya lo voy necesitando, aunque sea sólo un fin de semana y muchos estén lejos y no puedan venir por una razón u otra. Se les echará de menos.

Espe y sus peritas

Espe y sus peritas

En esta ciudad también va quedando poca gente. Espe, Karthick y yo tenemos ya muchas ganas de mudarnos, aunque perdamos un poco el contacto con nuestro super vecino. Esta casa está un poco regular y el sótano es una lástima lo mal aprovechado que está. Recientemente un compañero presentó la tesis y otra más está a punto de hacerlo. Así que dos menos a contar para el año que viene. Aunque para el año que viene hay nuevas incorporaciones al laboratorio, de España y Chile. Veremos a ver qué tal nos va.

Y poco más. Deseando ya llegar para ver a los míos y tomarme una Cruzcampo. Siquiera sé si tendré tiempo de ir a la playa, espero al menos pisarla un día, aunque con mi color de piel reflector puedo derretir la retina de aquel que ose mirarme. Más blanco que un bidé, así de triste es mi vida. Tan triste que ya estoy pensado en cómo me gustaría pasar las vacaciones del año que viene, porque una cosa sí tengo clara, dos años con este ritmo, no gracias, no es cómo yo soy, tiene sus gratificaciones tanto académicas como profesionales, pero no es la manera de ser feliz, al menos no para mí. Necesito tiempo de esparcimiento, tiempo para no hacer nada, tiempo para malgastarlo, tiempo, en definitiva, para aburrirme y no sentirme mal por ello. Algo que no he tenido en los últimos 11 meses y que me está matando un poco por dentro. Por eso es tan duro tener que repetirme como un mantra que esto no son unas vacaciones. Eso es todo. Nos vemos en Sevilla.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: