Skip to content

«Ese sutil misterio de lo virgen…»

Miércoles, 31 agosto, 2011


(Cuidado, vídeo cargadito de spoilers)

Nunca he sido especialmente chovinista, de hecho suelo desprestigiar lo propio y lo local. No es gratuito, forma parte de mi carácter crítico. En cierta forma envidio y me repugnan esas personas que sólo saben enaltecer sus ciudades y sus países proclamando las bondades sin apenas mencionar las debilidades y horrores de cada una. Cuando alguien me pregunta qué es lo que más me gusta de Sevilla nunca sé qué responder. Como sabéis, este viaje a la tierra no ha sido de ocio, cada día de cada mañana he estado estudiando y, en menor medida, trabajando. Ése era el acuerdo. Pero también me ha servido para ver qué es lo que estoy dejando atrás. Cuando un buen día decides irte a otro país no te das cuenta de que las cosas que dejas no permanecen estáticas, no se congelan en el tiempo. Tienen su propio ritmo, su propia cadencia: evolucionan. El cambio, cuando lo descubres sin haberlo vivido, entra directamente en el terreno de la nostalgia. Es como una enfermedad silenciosa que se instala en lo más profundo, sin avisar. Hace unos días tuve el placer de charlar un rato con una muy buena y vieja amiga. No sé ni el tiempo que hacía que no hablaba con ella. Me resultó increíble ver que, en el fondo, lo importante no había cambiado un ápice. En diez minutos estábamos, Internet mediante, como si volviésemos a ser aquellos zagales recién estrenados en la universidad que intercambian secretamente los escritos que usaban para desahogarse. Eso es lo que para mí siempre ha sido escribir, una vía de escape, de reencuentro. Aunque mentiría si digo que suelo leer lo que escribí hace años. No lo hago. Mejor así. Y es una pena. Esta amiga me recordó algunas cosas maravillosas sobre escribir y leer. Y un buen día, paseando por Sevilla con Sergio, sin el que mi viaje a la capital andaluza no hubiera sido el mismo, pasé por delante de una placa dedicada a Luis Cernuda y su poema al magnolio de Ocnos.

… sobre las tapias del jardín,
brotaba cubriéndolo todo
con sus ramas el inmenso magnolio
entre las hojas brillantes y agudas
se posaban en primavera,
con ese sutil misterio de lo virgen,
los copos nevados de sus flores.

OCNOS, “EL Magnolio”. A Luis Cernuda en el centenario de su nacimiento. Sevilla, 2002.

Cuando leí la frase «ese sutil misterio de lo virgen» me pareció de una elegancia y maestría tan indiscutibles que sentí envidia insana de la tal capacidad para expresar con palabras. «Ese sutil misterio de lo virgen» encierra en tan sólo seis palabras un universo de significado, evoca a la niñez, a lo desconocido, a la ilusión, a la aventura. Es nostalgia pura. Pero no de una época que puedas añorar. No, no, mucho más allá. De aquellos años en los que el tiempo transcurría lentamente. En los que un día era suficiente para crear y destruir el mundo. Donde todo era nuevo…

Julia, que así es como se llama mi amiga, está haciendo una gira por la América Latina con un espectáculo de teatro. En su compañía son sólo tres personas. En un momento de la conversación le pregunté que qué era lo más difícil que había tenido que enfrentar en su travesía, «la soledad», me confesó. La soledad, pensé yo, de su propia compañía. Curiosa ironía. La soledad da asco, pero asoma cada vez con más fuerza. Ser viejo tiene muchos inconvenientes, soledad y nostalgia son de los más fuertes. Ella, entonces, me preguntó que qué era lo más importante que había aprendido desde que no nos veíamos, hace ya más de un año. Lo pensé por un tiempo. Luego el pensamiento me descubrió a mí: aprender a convivir con la nostalgia. Es, sin duda, una de las cosas más duras de las que he salido medio-victorioso y a las que me he enfrentado nunca. Lo peor, por supuesto, es que no sabía que era un batalla a librar antes de venir a este (condenado) país.

Esta vez no me voy a extender. Sólo diré un par de cosas más (y siento no poner fotos). La primera es que ya hemos empezado la mudanza y está todo patas arriba. Mañana ya terminamos de llevar los muebles y las camas y dormiremos en la nueva casa. Lo segundo pero no por ello menos importante, es que he aprobado el máster. Al final parece que tanto sacrificio ha tenido su recompensa. Estoy muy contento, aunque estos últimos meses, y en especial las últimas 2 semanas, han sido un infierno en vida. Apenas dormía por las noches y me medio mantenía despierto a base de té. Estaba irascible y susceptible y en alguna ocasión lo he pagado con quien menos tenía la culpa. Pido perdón, he de aprender a gestionar mejor el estrés, eso o me quedo sin dientes, que no veas el bruxismo cómo me ha dado últimamente.

Yo celebrando que a mi proyecto final le han puesto un 10 (sin merecerlo, eso sí)

Yo celebrando que a mi proyecto final le han puesto un 10 (sin merecerlo, eso sí)

Y se acabó. También deciros a los que habéis preguntado que el huracán Irene no va a llegar a esta parce de Canadá, así que no hay nada que temer. Un fuerte abrazo a todos los que me leéis.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Myri permalink
    Miércoles, 31 agosto, 2011 09:52

    Yo también he sentido envidia de frases como “he preferido hablar de cosas imposibles porque de lo posible se sabe demasiado”.

  2. Sergio permalink
    Lunes, 5 septiembre, 2011 10:03

    Anda miarma, vaya temita has puesto. Pues si, sí que te dió fuerte esos versos del Cernuda, muy curiosa interpretación. Anda que no hace eones que me dijistes que me lo leyera, lo haré algún día pero los poemas no sin mi fuerte, jejejejeje. No esperaba menos de ti en lo referente al piticly project, enhorabuena chaval. Esa semana en Sevilla sin usted hubiera sido una semana monótona como otra cualquiera. Un abrazo, amigo.

    • Lunes, 5 septiembre, 2011 11:27

      La verdad es que un temazo muy gordo. Y te lo sigo recordando, no es poesía rítmica, por lo que en realidad es como leer prosa muy bonita pero con renglones de longitud arbitraria 😉

      Y Sergio, gracias, por todo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: