Skip to content

Se acabaron los 20

Martes, 31 enero, 2012


(Hacer de un limón una limonada…)

Y así es. Confieso que ha sido menos traumático de lo que esperaba y que, en realidad, supone un alivio. Pasada la barrera psicológica y biológica de los 30 años asumes que el siguiente gran hito no se presentará hasta dentro de otros 10 años, así que la pena se hace más llevadera y hasta cierto punto se ansía ya salir del paso de una puta vez. He dejado oficialmente de ser joven. Tengo que empezar a mirar la ropa en la sección de caballeros. Los bancos ya no me hacen descuentos con la intención de cazarme. No seré objetivo de la publicidad nunca más. Me he convertido, de repente, en un ser invisible a la sociedad de consumo habitual.

No me preocupa. Lo vengo asimilando desde hace tiempo. Ahora soy un treintañero. Hay una parte del ocio que me ha mantenido vivo que comienza a no tener sentido. Se verá raro que vaya a festivales de música electrónica. Que me siga gustando bailar como las cabras. Que me coja las papas como un mulo –y muera de resaca al día siguiente. No, eso no es lo que hace un treintañero. Puedo percibir en el ambiente, bien arraigados desde que somos más jóvenes, lo que se espera de nosotros a esta edad. Y bueno, hay cierta parte de razón. Cada vez me apetece menos salir de fiesta. Sin ir más lejos mi cumpleaños lo pasé en casa jugando con amigos al Pictionary y a los gestos para adivinar títulos de películas, al más puro estilo norteamericano. Quién me iba a decir a mí que así sería como celebraría mi salida triunfal de la veintena. Y es que el ocaso es gradual.

Chocolatáctica tarta de cumpleaños

Chocolatáctica tarta de cumpleaños

Con todo lo pasé genial. El día antes de mi cumpleaños también lo fue de otro compañero. En realidad en enero ha nacido tela de gente, al menos, que yo conozca, como 8 ó 9 personas. El caso es que el viernes estuvimos cenando y salimos un poco a celebrar, aunque el homenajeado tuvo que irse temprano porque al día siguiente tenía ensayo. Está a punto de estrenar La Isla del Tesoro en el teatro y está ya a tope con los ensayos. Yo el sábado no hice nada. Tranquilo todo el día y sin salir. No tenía intención de cambiar el plan el domingo, día de mi cumpleaños. Así que pretendía irme de brunch al Cora’s. Pero Espe me tenía una sorpresa preparada. Al levantarme, y casi con lagañas en los ojos, recibí una llamada inesperada desde Londres por Skype. Era Chiky, con el que ya llevaba tiempo sin hablar más que por e-mail. Me encantó poder verle la cara y charlar un buen rato. Mientras conversaba con él, Espe se dedicó a poner globos por la casa y guirnaldas de Happy Birthday! por las paredes, par que cuando bajase me llevase la sorpresa, pues también había reunido a los amigos de aquí. En otro momento, en el pasado, la sola idea me hubiera producido urticaria. Pero ese día no, si Espe se tomó la molestia de prepararlo todo, llamar a la gente para que viniese, comprar la tarta y la comida y darme la sorpresa, quién era yo para decir nada. Hay que apreciar las cosas y los gestos cuando se dan, sin ser egoísta ni egocéntrico. Y lo pasé muy bien. Comimos rico, tomamos sólo zumos y café, jugamos toda la tarde, y nos reímos un montón. Pasé un muy buen día de cumpleaños, mucho mejor de lo que hubiera pensado. ¡Incluso recibí regalitos! Un tarjeta gigante de felicitación –acorde con la nueva edad–, una bloc de notas friki con la silueta de un hombre apuñalado, dos bolsas de ricos mini huevitos de Pascua y, lo mejor sin duda, una flamante Canon EOS Rebel T2i. Por fin tengo una cámara réflex digital, y todo gracias al esfuerzo de Espe, que con su economía de Raticulín aun no sé cómo coño lo ha hecho. Espero poder darle uso y dedicarle tiempo, poco a poco, hasta convertirlo de verdad en un hobby.

¡Regalitos!

¡Regalitos!

También pude hablar con mi familia, que estaban todos reunidos para felicitarme desde la lejanía. Hubiera estado bien que pusieran una cámara o algo, pero conformo con la llamada 😀 Ya por último, casi en la noche, Ana me avisó de que Sergio se intentó poner en contacto conmigo, así que lo llamé también por Skype. Otro al que hace ya mucho que no le veo la cara. Siempre es un gusto poder hablar y reírte de las tonterías que sólo puedes compartir con los amigos de toda la vida. Lo echo un montón de menos.

Debéis saber que ahora no empieza ninguna nueva etapa como nos cuentan. Es más, no pasa absolutamente nada, sólo que eres un año más viejo tal y como sucede cada 12 meses. No eres más sabio que el día anterior, sólo quizás un poco más tonto. La madurez no te alcanza de repente para producir en ti al ser perfecto, no, nada eso. Eres el mismo de siempre, con las mismas dudas, con las mismas inquietudes, e incluso con las mismas inseguridades. ¡Pues vaya chasco! Envejecer sólo te hace más reacio al cambio, parece.

Y poco más ha pasado esta semana. Sólo resaltar que vino la tele local CTV London a hacernos una entrevista a algunos miembros del laboratorio por un proyecto que estamos llevando a cabo y cuyo primer paso requería el levantamiento del campus en 3D usando Google Sketch Up. Ahora la universidad está en Google Earth. El proyecto ya salió en un par de periódicos, locales también, y generó cierto revuelo, pues aunque recrear el campus en 3D queda muy chulo, a largo plazo pretendemos construir una aplicación para la orientación dentro del campus, ya sea en exteriores mediante realidad aumentada como en interiores usando códigos QR a los que asociar la información de las aulas e incluso personalizar con los horarios de clases de los alumnos. Veremos en que queda. Ojalá recibamos apoyo oficial y, por qué no, algo de financiación.

Ahora sí, me despido con una entrada breve, en general positiva, sin entrar a pensar en lo que esta fecha implica y significará siempre en mi vida. Además está bien merecido después del tochaco de entrada anterior.

Anuncios
17 comentarios leave one →
  1. Miércoles, 1 febrero, 2012 11:19

    Muy grande la tarta que te preparó la Espe!!!

    Y muy chulas las movidas de realidad aumentada que teneis entre manos, espero que os den pasta y podais desarrollarla que ideas y buen hacer no te faltan!

    Lo de los 30 es lo de menos… algún día tenían que llegar, pero piensa que en los treinta y tantos nos quedan muchas cosas por hacer juntos:
    * Ir al “I Love techno” de una puta vez
    * Mochileo por los paises del este
    * Hacernos famosos con algún proyecto freak que bauticemos con un nombre aún mas freak.
    * Bailotear los temas de Jesús y desfasar en las raves en las que pinche Sergio.

    • Miércoles, 1 febrero, 2012 11:55

      Sí, Caras, eso espero. Ya que en la privada es complicado, a ver si en la academia se me hace el hueco. Ya te comentaré algunos asuntos de tipo empresarial, a ver qué te parecen.

      Por cierto, me encantan tus propuestas para los 30, sobre todo la del boicot a los temas de Jesús XDDD

      • Sergio permalink
        Miércoles, 1 febrero, 2012 12:14

        ¿Boicotear o bailotear, Lisa?

      • Miércoles, 1 febrero, 2012 01:29

        Jajaja, me ha traicionado mi subconsciente, ¡en el fondo anhelo la destrucción de los temas de Jesús!

  2. Sergio permalink
    Miércoles, 1 febrero, 2012 12:12

    Yo ya lo avisé, la entrada en la treintena es una solemne tontería, como bien has dicho seguimos siendo los mismos.

    Y lo de los festivales eso son paparruchas don Javier, nada tiene que ver con que se tengan menos ganas salir que antes (también me pasa a mí) que no tener ganas de ir a los festivales o vestirte de tal o cual manera por simplemente entrar en los 30. No hay que plantearse eso hasta que de verdad no te guste ir a esos sitios. ¡¡Siempre a tope, carpe diem!!

    Para mí también fue un gusto poder compartir unos minutos contigo (aunque fueran virtualmente). La verdad que nunca me gustaron las conversaciones en las que no tengo mi interlocutor frente a frente, por lo que soy enemigo de las llamadas telefónicas del infierno o las de skype, sobre todo porque me siento raro, pero pasados los primeros minutos iniciales fue como toda la vida, riéndonos de las polladas de siempre y eso es algo grande y muy liberador cuando te encuentras lejos de tu núcleo. Tanto teníamos que hablar que nos llevamos 1 hora 40 minutos, mamonaaaaa!!!! (el oidito lo tenía a caldo XD).

    Un abrazo, cabrón, y felicidades por tus proyectos y cosas raras de la universidad 😀

    • Miércoles, 1 febrero, 2012 01:33

      Oiga, le confieso que lo de la ropa no es a broma. No sé si el motivo es el bombardeo publicitario o un cambio inapreciable de mi fisionomía, pero ya no me siento igual de cómodo con la vestimenta de toda la vida. Es hora de evolucionar desde la sudadera, no de abandonarla, poco a poco.

      Bueno, sólo dije que se verá raro nuestra presencia en festivales rodeados de chaveas, no que deje de ir. ¡Siempre a tope! Y gracias por compartir ese rato conmigo, más aun siendo consciente de tu aversión a las telecomunicaciones 😉

  3. Espe permalink
    Miércoles, 1 febrero, 2012 03:29

    Los ratones damos pequeñas sorpresas también (})

    • Jueves, 2 febrero, 2012 10:33

      Sí, me podría haber cogido sin ni puta gana de nada, ahí te arriesgaste. Pero salió bien ({)

  4. Fidel permalink
    Jueves, 2 febrero, 2012 05:31

    ¡Felices 30 años! No estoy yo muy de acuerdo con eso de que ya no se pueden hacer ciertas cosas “de jóvenes”, creo que esas son limitaciones que nos ponemos a nosotros mismos. Sí, la gente podrá pensar o mirarte raro, ¡pero qué más da! Si algo me gusta no voy a dejar de hacerlo. Cosa diferente es que cambien los gustos, por supuesto.

    Sobre la reflex, yo te recomiendo empezar por el libro Understanding Exposure (http://www.amazon.com/Understanding-Exposure-3rd-Photographs-Camera/dp/0817439390/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1328221661&sr=8-1), es conciso, muy claro y muy importante lo que cuenta. Pero si ya entiendes bien los conceptos de velocidad de obturación, apertura y sensibilidad y cómo se relacionan entre ellos y los efectos que provocan en la imagen entonces te lo puedes ahorrar.

    • Domingo, 5 febrero, 2012 11:40

      Claro, ése es el rollo, que aunque estaría genial que fuésemos impermeables a los demás, no lo somos, y nos acaba afectando, supongo. Ojalá me equivoque, quién sabe. De todas maneras puertas en la discoteca nunca fue lo más normal…

      Muchas gracias por la recomendación. No es mala idea empezar por los conceptos básicos que tengo bastante borrosos. Y mientras tanto a tirar fotos como un loco 🙂

      Un abrazo, Fidel.

  5. Fernando permalink
    Viernes, 3 febrero, 2012 04:59

    Que digo yo que si tu vida practicamente termina al cumplir los treinta… que coño hago yo con casi 40 viendo dartacan, yendo en patines, al gimnasio y loco por ver en el cine la isla misteriosa?? 😉

    • Domingo, 5 febrero, 2012 11:44

      Quizás he sonado un poco efectista, ni que hubiera tenido un hijo XDD Pero sí que las cosas cambian, o mejor dicho, tu visión de las cosas, primero, y luego tú mismo. Igual no, está aun por ver.

      Pero vamos, Dartacán, si serás ya viejo…

      Un abrazo, Bonal.

  6. Eva permalink
    Viernes, 3 febrero, 2012 06:27

    Javi se ve que tu cumple la pasaste fenomenal :). Pero como bien señalas, el hacernos más viejos no significa que seamos más maduros, pues de una manera u otra, seguimos conservando la esencia de lo que fuimos cuando recién entrabamos a los veinte. Sigo teniendo dudas, inquietudes e inseguridades, claro, no en la dimensión cuando tenía 18 o 24, pero todavía las hay.

    Particualrmente, considero que el llegar a los 30 lo vuelve a uno más pausado, más hogareño y hasta más reflexivo, pero no significa que te vuelvas más aburrido o que te dejen de gustar las cosas que hacías. Simplemente la frecuencia de hacerlas disminuye, nada más. Por ejemplo, yo disfruto de una linda reunión con los amigos, como la que has tenido, si es con café, agua o cerveza es lo de menos, porque igual uno lo pasa genial.

    Disfruto escuchar y que me escuchen, disfruto reir de las anécdotas de hace 10 o 15 años, simplemente disfruto y hasta me mofo de mi misma cuando recuerdo las burradas cometidas.No cambia mucho llegar a los 30 la verdad, porque aún tengo algo de esa niña, púber o adolescente que dejé de ser…

    • Domingo, 5 febrero, 2012 03:09

      Sí, pasamos un buen día algunos de los ex-patriados que por aquí andamos. Y muy cierto eso de que las preocupaciones se mantienen pero cambian de dimensión. En realidad cambia la perspectiva con las que ves tus preocupaciones pasadas, sólo por el hecho de ser pasadas, porque en su momento cada una es un mundo.

      Lo de que te vuelve más pausado es algo que no sé con certeza. Es cierto que quizás poco a poco sea más hogareño, pero gustaría saber qué pasaría si aun estuviese en mi tierra. Nunca lo sabré, supongo.

      Un abrazo, Eva.

  7. Mirian permalink
    Lunes, 6 febrero, 2012 11:52

    Níñatos, podría ser peor, podrías cumplir 33 como yo, o peor aún, cumplir 37 como el Fernando y creerte joven,jajajajajaja
    Un besito!!!

    • Lunes, 6 febrero, 2012 11:59

      Jajaaa, pues ya no veo tan lejos los 33, una vez entrado en la treintena todo parece cerca.
      Un besito niñatas!

  8. Espe permalink
    Miércoles, 8 febrero, 2012 05:22

    Sin riesgo no hay gloria 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: