Skip to content

Hey, how you doing?

Jueves, 23 febrero, 2012


(Una llamada nocturna)

Se ha convertido en una costumbre, casi en un ritual. Escribir tres entradas al mes corresponde, más que a una necesidad de contar, a una manía. Plantarme delante del teclado, casi siempre de noche, cunado España empieza a amanecer, y contar un pedacito de esta vida que llevo en el Canadá comenzó como un desahogo, una liberación. No voy a decir que se haya convertido en lo contrario, por que estaría mintiendo. Pero cuando a penas tienes tiempo para estrenar tu flamante Canon EOS Rebel T2i te empiezas a preocupar. Las clases de las que estoy matriculado son más absorbentes de lo que quisiera. Todas tienen un ensayo final y tal, es lógico, no hay examen. Pero para ser sincero casi los empiezo a echar de menos. Ese rollo de la evaluación por el trabajo diría que funciona, porque vaya lotes de currar que te pegas. De las cuatro que tomo, tres de ellas son así. De las cuáles dos tienen un trabajo final. Para una de ellas, Transatlantic Seminar, que tiene un módulo de lingüística, vamos a intentar hacer una aplicación para, dadas transcripciones en alfabeto fonético geo-localizadas, representar en un mapa según los criterios de búsqueda de cada investigador, para poder hacer estudios comparativos y ver cuándo existe lenición y otras paranoias lingüísticas. La otra es Interactive Exhibit Design, en la que andamos cacharreando con un montón de cosas. La idea para este proyecto final es hacer una pantalla multi-táctil con una Kinect y un mantel de cocina que presente imágenes barrocas en las que previamente se han reconocido las caras y, proporcionando al usuario distintas modalidades de interacción, como el puñetado o la oración, identificar en cada obra, según la aplicación lo decida, las caras de vírgenes, de santos, de demonios, etc. De esta manera, y encubierto en forma de juego en una exhibición, podemos ir recopilando información vital para entrenar algoritmos de machine learning capaces de distinguir los diablos barrocos, por ejemplo. Un poco ambicioso, a ver dónde nos quedamos. Os paso un vídeo de cómo va de momento el sistema…


(Sí, nos queda tela por delante)

La otra es la que se lleva el premio gordo. Es una asignatura sobre el Barroco. Realmente interesante y en la que estoy aprendiendo un montón y viendo las cosas desde una perspectiva que nunca antes había imaginado. Imagino que el profesor también cuenta. El seguimiento de esta clase se hace a dos bandas. Por una parte están las lecturas para el diálogo en clase, que ya de por sí no son cosa sencilla de digerir. Por citar algunas: La cultura del Barroco como un concepto de época, Lección permanente del Barroco español, Lectura emblemática del mundo, Imago, La curiosidad barroca, Da razao antropofágica: A Europa sob o signo de devoraçao, etc. Lecturas que, por mi cuenta, jamás me hubiese leído y que algunas más que otras me están aportando mucho en mi concepción del mundo en ciertos aspectos y reafirmando mi postura en otros. Pues bien, además de una lectura de este calibre, cada semana uno de los alumnos está encargado de escribir un ensayo acerca de sus impresiones de la lectura de esa semana y, además, proponer tres preguntas en un foro un moderarlo durante toda la semana. Por otra parte está la lectura de clase, en la que, por ejemplo, ahora tenemos que (re)leer El Quijote

Con tanto leer y más leer, y escribir y más escribir, a un se le van quitando las ganas de contar sus nimiedades a razón de tres veces al mes. Pero bueno, no desisto. A pesar de ser esta entrada una queja en toda regla de la vida del estudiante graduado, no voy por ello a dejar de hacerla 😀

Quedándome majareta de tanto leer...

Quedándome majareta de tanto leer...

En otro orden de cosas, mientras esto es publicado, en el laboratorio, que por cierto estrena web, recibimos la visita de la Trudeau Foundation. Se trata de una fundación creada por uno de los ex-primer ministros de Canadá hace unos años para potenciar la inversión en Humanidades como vehículo integrador y fundamental de la sociedad. Toma ya. Ya hablo como un humanista. Es, como podéis imaginar, bastante importante para nosotros porque podría abrirnos una muy buena puerta y, quién sabe, un networking más que valioso. Esperemos que todo salga bien, máxime si tenemos en cuenta que estamos solos ante el peligro, pues nuestro director se encuentra por España dando unas charlas sobre algunos de nuestros proyectos como Yutzu en el Museo Reina Sofía o explicando qué son y hacia dónde van las Humanidades Digitales en el MediaLab Prado.

Y voy terminando con una noticia deportiva: me he aficionado al squash. Es muy divertido y se hace bastante ejercicio. Al día siguiente de jugar  –procuro ir al menos una vez todas las semanas– estoy reventado y con agujetas en todos los músculos. Y eso que parece un deporte para señores de mediana edad y barriga evidente. Pero se lo pasa uno la mar de bien pegándole raquetazos a la pelota negra contra la pared. Poco a poco va aprendiendo los movimientos y las reglas completas y se disfruta incluso más. Os lo recomiendo.

Y se acabó, un abrazo a todos y hasta la próxima.

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. Mirian permalink
    Viernes, 24 febrero, 2012 07:06

    Qué post más divertido…esto…eh……:)

    • Viernes, 24 febrero, 2012 01:01

      No siempre puede ser la alegría de la huerta. Así sirve de ejemplo de lo trepidante de mi vida últimamente.

  2. Guillermo permalink
    Viernes, 24 febrero, 2012 07:15

    El comienzo de año hubiera sido un momento perfecto para haber rebajado el numero de post a 2 o a 1… y asi tu “absurda-logica-maniatica” se hubiera quedado tranquila… 😛

    Squash? Yo es que soy mas de padel, o sea…

    • Viernes, 24 febrero, 2012 01:04

      No seas cruel. Piensa que aquí o haces deporte indoor o no haces nada. Y la mayoría de las instalaciones tienen pistas de squash en lugar de futbito o baloncesto.

      • Guillermo permalink
        Jueves, 1 marzo, 2012 05:30

        Te lo decia en serio, que yo soy mas de padel… Y de hecho, no me importaría para nada probar el Squash alguna vez. Me han hablado muy bien de él.

      • Jueves, 1 marzo, 2012 11:03

        Entonces te lo recomiendo. Nunca he jugado al padel, pero el squash cansa tela.

    • Viernes, 13 abril, 2012 06:21

      Yo soy más de botellinel 😛

  3. Fernando permalink
    Lunes, 27 febrero, 2012 08:36

    esto…. ecualo??? me puedes explicar otra vez todo el post excepto las tres últimas líneas??? 😉 mi gimnasio tiene pista de squash y el otro día precisamente lo estuve hablando, me gustaría jugar pero no tengo ni acompañante ni pajolera idea de las reglas… así que…

    • Jueves, 1 marzo, 2012 12:10

      Pues te animo, es muy divertido y cansa más de lo que parece. Las reglas son bien sencillas, además, sabiendo que dominas el padel no creo que te cueste mucho hacerte al squash 😛

  4. Sergio permalink
    Lunes, 27 febrero, 2012 07:44

    ¿Squash? Vaya, pero si es el deporte de los treintañeros, veo que te estás amoldando bien a tu nueva edad. Por cierto que nombres más interesantes de tus asignaturas, así da ganas de aprender ¬¬

    • Jueves, 1 marzo, 2012 12:11

      Así son los humanistas. Pero se aprende un montón. En la clase de Barroco, por ejemplo, uno descubre que no tiene ni pajolera idea de historia ni literatura. Es bastante alucifrustrante.

  5. Viernes, 13 abril, 2012 06:28

    Empiezo a sentirme imbécil, ultimamente cometo faltas garrafales de ortografía española y ahora, me cuesta entender sus entradas oigaa !! :(. Necesito ponerme al día y leer más español. No aprendo inglés y estoy abobándome en mi lengua, Que genialidad.

    Yo llevo quieriendo hacer deporte, así en serio, desde hace unos meses,pero solo conseguí irme a hacer footing y casi muero ahogada :D. Desde entonces, sigo pensando qué deporte escoger….

    Cada vez que hablas de barroco me acuerdo de “Din Don” de la Bella y la Bestia: http://images3.wikia.nocookie.net/__cb20100424193726/disney/es/images/5/56/Din_Don.jpg,

    Un abrazo.

    • Viernes, 13 abril, 2012 07:47

      Oiga, ahora que la releeo veo que está super mal escrita y tiene muchos fallos. No se preocupe por su español. Aunque sí es cierto que se va transformando día a día.

      Y sí, ¡Din Don era barroco!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: