Skip to content

El final del viaje

Miércoles, 17 octubre, 2012


(Y esta cosa fue la canción del último viaje)

Prosiguiendo con el relato, y con el fin de no eternizarlo ya mucho más, intentaré ser breve. Después del día de la queimada, épico como pueden imaginar, nos tomamos la mañana de relax para reponer fuerzas. Fuimos a la playa, bueno, más bien nos bajamos de la caravana, porque estábamos ya aparcados en plena playa. Nos pegamos unos bañitos en una de las aguas más claras, cristalinas y menos saladas que nunca he visto y descansamos tranquilamente antes de ponernos nuevamente en marcha. Esta vez hasta otra playa, la de las Catedrales o Praia de Augas Santas en Ribadeo.

La playa de Porto de Bares

La playa de Porto de Bares

Antes, sin embargo, había que visitar Estaca de Bares, el punto más al norte de la península ibérica. La caravana tuvimos que dejarla aparcada en cierto sitio previo a la subida, pues era impracticable ir en coche hasta el lugar exacto. El camino de rocas no era precisamente peligroso, pero con el viento tan fuerte que hacía a veces sí que te entraba el canguelo e ibas agazapado como una alimaña. Una vez llegados al punto a partir del cuál ya no se puede avanzar más, un poco más a lo lejos vimos el pequeño saliente rocoso que se conoce como la Estaca de Bares. Es allí donde el Mar Cantábrico se uno con el Océano Atlántico. Sentado allá, pese a no ser muy alto, se podía sentir un poco la calma y el ritmo de la naturaleza, me recordó, en una escala miles de veces menor, al pico del Huayna Picchu. Ver como las aves, ingrávidas, permanecen en el aire mientras el horizonte infinito se extiende ante ti es una bonita experienca. Y muy hipnótica también.

A partir de aquí es dónde había que ir andandito

A partir de aquí es dónde había que ir andandito

El sitio además no era muy turista. Quizás todos los que allí estábamos éramos españoles. Diría que no vi ni a un solo guiri. Sin duda vale la pena ver y estar allí, y aunque ciertamente no sea lo más espectacular ni bello, el que no esté atestado de turismo es un plus a su favor.

Hasta el infinito y más allá :)

Señores, aquí se acaba España

Tras las vistas y le descanso visual y mental que supone mirar al infinito, tomamos de nuevo rumbo a la playa de las Catedrales. De manera que llegamos casi al anochecer. A esa hora el aspecto lúgubre de la piedra, bañada por el mar turquesa que durante siglos ha tallado en la roca las caprichosas formas que le dan nombre, le confieren al lugar un aire misterioso y encantador. Por desgracia, éste sí es un sitio realmente turístico, y en casi cualquier foto, a casi cualquier hora, va a haber turistas. No es que me moleste, puesto que yo también era uno. Bueno, sí me molesta. Como turista tengo esa absurda noción de que merezco la exclusividad de los sitios que visito. Como si eso fuera posible.

No se aprecia, pero el azul de la playa a esa hora era casi mágico

No se aprecia, pero el azul de la playa a esa hora era casi mágico

Tras pasar la noche muy cerca de la playa, nos pusimos de nuevo en marcha a la mañana siguiente con la intención de ver los Lagos de Covadonga. Primero visitamos el pueblo y una pequeña capilla tallada en la roca y por la que pasa, en época de lluvias, un torrente de agua. El pueblito es bonito y al estar cerca de Cabrales pudimos disfrutar de una rica cena que por supuesto incluía salsa de queso de Cabrales. Sin embargo, por muy bonito que fuese el pueblito y muy riconuda que estuviese la comida, nuestra idea original era pasar la noche en la cima de Covadonga. Es decir, queríamos subir con la caravana hasta lo más alto y dormir allí, sin luces de la ciudad, sin ruidos, sin nada más que nosotros, la naturaleza y una nevera llena de botellines, te diré. Qué más podíamos pedir. El camino hacia la cima, debo confesar, fue una de esas experiencias en las que debes apretar el culo, pues en algún que otro momento, y de eso puede dar buena cuenta Sixto, se pasó un poco de miedete. Ya os podéis imaginar cómo es esa carretera de estrecha y lo que sucede cuando de repente tú vas en una autocaravana del tamaño de un elefante y te topas con otra que está de hecho bajando. Pues que te acojonas, pues a penas hay espacio para que las dos pasen y, además, según esté situada la curva, te toca o no estar al borde de una caída curiosa. No pasó nada, bueno, sí pasó, pero nada realmente grave. Estuvimos un buen rato topándonos  con muchas otras gentes que bajaban mientras nosotros subíamos, pero no caímos en cuenta de qué estaba pasando hasta que uno de los que bajaba se detuvo a nuestra altura y nos dijo que no subiéramos, que lo habían prohibido y si la policía nos pillaba durmiendo arriba, cosa que ahora vemos improbale y totalmente asumible, nos multarían con hasta 300€. Claro, tras debatirlo un poco finalmente optamos por dar media vuelta en el primer sitio posible, bajar de nuevo al pueblo y dormir donde fuese. Y así lo hicimos, con la mala fortuna de que ya listos para bajar, gracias a una pequeña parcela de terreno en la que recular, la incorporación de ésta de nuevo a la carretera era tan empinada que el culo de la caravana dio en el suelo en el último metro de incorporación y el faldón trasero, sobre todo la esquina derecha, se fue a hacer puñetas. El ruido, dentro de la caravana, fue un poco estremecedor, pero todos rezamos para no que hubiera pasado nada. Al llegar abajo y salir a verificar que todo estaba en orden descubrimos el descalabre. Fue el momento más amargo del viaje y en el que, obviamente, uno empieza a pensar que es lo que teníamos que haber hecho. Pero no vale de nada torturarse si en cada momento eres consecuente con la situación.

Covadonga

Covadonga

Nos fuimos a la cama un poco tristes por lo sucedido y con cierto sabor a impotencia y frustración injustificadas. Muy posiblemente la fianza se iba a esfumar, pero no adelantemos. Al día siguiente, aun un poco tocados por el descubrimiento del incidente, pagamos por el bus que esta vez sí nos permitió llegar a la cima y ver los Lagos de Covadonga. Las vistas, aunque algo enturbiadas por un repentina y espesa neblina, eran espectaculares y la experiencia de visitar y recorrer la zona es altamente gratificante.

Vistas desde uno de los miradores de Lagos de Covadonga

Vistas desde uno de los miradores de Lagos de Covadonga

Habiendo, pues, disfrutado de esa bella parte de los Picos de Europa, nos pusimos ya en dirección al que sería nuestro última parada en el viaje: Bilbao. Por fortuna, uno de los tripulantes del viaje lleva un tiempo viviendo a Caballo entre el País Vasco y Andalucía, y teníamos la posibilidad de dormir las dos últimas noches de nuestra travesía en la que sería su futura casa durante este año. Tras una serie de catastróficas desdichas que no merece le pena ser contada, finalmente la providencia se turnó a nuestro favor y pudimos por fin tener la llave de la casa en nuestras manos, con lo que nuestro descanso estaba asegurado. Pero entre pitos y flautas estábamos ya demasiado cansados para ir a la Semana Grande de Bilbao, o Aste Nagusia 2012, así que preferimos descansar esa noche en Durango, que así es como se llama el pueblo donde nos quedamos.

Algunas cosas me llamaron poderosamente la atención de aquel pueblo. Primero la ausencia de personas pertenecientes al rango de edad que va desde los treinta y pocos hasta los cuarenta y largos. Y entonces es cuando uno se entera de que Durango ha estado muy vinculado a los movimientos independentistas de Euskai. Tanto es así que, según parece, durante la época del boom de la heroína en España, el gobierno facilitó y difundió la droga en el pueblo para crear adictos y eliminar potenciales conflictos con la izquierda abertzale. Alucinante. Y si no hubiese estado ahí no lo creería. Es como un halo que recorrer cada rincón. Después de todo, quizás porque íbamos con alguien conocido en el pueblo, todo el mundo nos trató genial y, algo que ha sido una constante en todo el norte, como una hospitalidad y amabilidad extraordinarias. Incluso en las herriko tabernas 🙂

Barraca en Aste Nagusia Bilbao 2012

Barraca en Aste Nagusia Bilbao 2012

Con más fuerza, ya en nuestro último día, visitamos Bilbao, sus monumentos, sus calles, sus increíbles bares y pinchos y su ambiente festivo. Las fiestas de Bilbao son la hostia, como debe ser. Puedes entrar a cualquier barraca, que son como carpas con barra para servir alcohol donde comprar bebida a precios populares y escuchar música. Las hay de todo tipo, aunque siempre hay dos o tres que son las más concurridas. Y allí pasamos buena parte de la noche, bebiendo y bailando. Qué maravilla poder desquitarse así.

Y bueno, lamentablemente el viaje se acabó y tras dormir un poco y poner las cosas orden, salimos de vuelta para Sevilla en viaje sin escalas, na más que pa comé argo. Croe que fueron como 11 horas en total de Bilbao a Sevilla. Llegamos amaneciendo, limpiamos la furgoneta y fuimos a dejarla en Fauca. La mala suerte quiso que aquel día estuviese además el director de la compañía allí para ver nuestro destrozo, por lo que no habría manera humana de evitarlo. Era un hombre, bajito, gordo, arrogante. De esos que cuando leen un papel te miran por el hueco que dejan las gafas y la frente. De esos maleducados que siquiera son capaces de quitarse el puro de la boca para hablar con un cliente (sic!). De esa calaña. Tampoco voy a discutir la ineptitud total y absoluta de sus empleadas y su falta de profesionalidad y trato. Los únicos que parecían hacer allí su trabajo eran el técnico que revisaba los vehículos y los ponía a punto y la limpiadora. El técnico, un tipo humilde y sincero, nos dijo, tras revisar el desperfecto, que posiblemente la reparación llegaría a los 600€. Dado que nuestra fianza fue de 700€ y a partir de esa cantidad ya se encarga el seguro a todo riesgo, nos pareció una cantidad demasiado conveniente. Nuestra sospecha se confirmó cuando fuimos informados de que la cuantía exacta era de 660€, por lo que de la fianza original sólo íbamos a ver 40 míseros euros. Lamentable. Y en esa andamos, porque obviamente ni tenemos copia de la factura del mecánico, ni copia del albarán del repuesto, ni del precio por hora del personal que hizo la reparación, ni siquiera evidencia de que la reparación fue efectuada. Vamos, una delicia. Lo peor es que de los 5 que íbamos, 3 de nosotros nos marchábamos a nuestros lugares de residencia, lejos de Sevilla, y un cuarto se va en unos días. Así que solo queda el pobre Sixto para lidiar con esos impresentables. Esperemos que la Asociación al Consumidor nos eche una mano o algo, porque es un poco frustrante todo, la verdad.

Pero así salieron las cosas. Por mal que nos pese, fue la única nota negativa (y cara) del viaje. De todo lo demás no puedo sino hablar maravillas, recomendarlo a casi todo el mundo y desear repetir la experiencia en Canadá o Estados Unidos o Europa.

Y casi sin tiempo para reponerme, en poco más de un día salía mi avión para las Islas Canarias. Por fin iba a poder ver a mi compadre al que llevaba ya también más de un año sin ver. Pero antes aun tuve tiempo de comprar una tarta de chocolate y un regalo para Espe por su cumpleaños, que celebramos con un día de retraso.

Nuestra primera comida en Gran Canaria

Nuestra primera comida en Gran Canaria

Es difícil describir el tipo de sensaciones que experimentas cuando ves a alguien que hace tanto que no ves y con el tantas ganas tenías de estar. Confieso que pese a la expectativa la sensación no fue para nada decepcionante. De hecho, ya he comentado otras veces que para aquellos amigos íntimos que salieron de España más o menos por la misma fecha que yo, es como si el tiempo se hubiese detenido y nuestro entorno, nuestra cultura, hasta nuestros chistes y coñas, son los mismos y podemos continuarlo todo donde lo dejamos. Eso se agradece. Lo que da realmente pena es pensar en cuándo lo veré de nuevo.

No sé como serán el resto de las Islas Canarias, pero Gran Canaria no es, digamos, tan espectacular como esperaba. Quizás es porque voy un poco curado de espanto y me sorprendo con menos facilidad. Salvando un par de playas, para más inri una de ellas completamente construida sobre plano, la isla no ofrece esos paisajes que uno imagina o recrea en su memoria si ya ha estado en, por ejemplo, las baleares. Es otro rollo. Mucho más familiar. El ocio nocturno está orientado a los shaveas, y cuando digo shaveas me refiero a realmente pequeños. Vamos con la escasa edad legal para beber alcohol. Así que las opciones para salir de fiesta se reducen a Pachá y dos o tres sitios más. Uno de los cuáles no pudimos visitar porque sólo abría los sábados. También noté la cantidad de turistas y gente mayor que veranea en la isla, o que tiene sus barqitos (normal por otra parte en una isla) y centra sus vacaciones de otra manera. De hecho nosotros nos alojamos en Playa del Inglés, así que haceos una idea de cómo es aquello. Y esa es otra, en los apartamentos Koka, un buen día se fue el agua y tardó como un montón de horas en volver. Así que tuvimos que ir a ver qué pasaba y al final, tras hablar largo con el tipo del hostel/hotel (ni sé qué era aquello) nos cambiaron de habitación a una con vistas a la piscina. Mucho mejor, la verdad. Que aunque las habitaciones fuesen algo cutres, por el dinero que pagamos usando las técnicas más arratadas de las que fuimos capaces, estaba justo en el centro de marcha de la ciudad.

De éstas cayeron unas cuantas en el viaje, jo jo jo

De éstas cayeron unas cuantas en el viaje, jo jo jo

Aun así, lo pasé de escándalo y con un coche alquilado la recorrimos de norte a sur, desde la famosa y céntrica playa de Carboneras hasta la mejor, Maspalomas, en la que si no tienes cuidado te adentras primero en la zona nudista y unos metros más en la zona nudista gay. La cosa es que Maspalomas es también un dunar, y es increíble visitarlo y caminarlo cuando no te achicharras los pies. Algo cerca también se puede encontrar Mogán, que es muy bonito y la llaman la Venecia de las Canarias, algo que no entiendo muy bien pues sí, es bonita, pero sólo tiene un canal 😕

La zona central de la isla es pura montaña y el norte ya es otro rollo. Estuvimos en Teror donde compramos un chorizo dulce típico que se hace por allí y tomamos alguna otra cosa típica que no recuerdo. Vale la pena visitar el Pico de las Nieves, creo que se llama, pese a que la carretera para llegar es la muerte y no recomiendo para nada hacerla de noche.

Pico de las Nieves

Pico de las Nieves

Por último, mencionar un sitio para comer. Era una de esa cofradías de pescadores en las que te sirven directamente lo que pescan ese día. Y madre mía si estaba todo bueno. Mi plato preferido si tuviese que escoger uno, el pulpito, arrrgg –babeo.

Mía que pose, ajú qué arte

Mía que pose, ajú qué arte

Y no mucho más que contar de Gran Canaria salvo que lo pasé de arte haciendo el imbécil y diciendo tonterías sobre los personajes que nos encontrábamos, como la Técnica Alligator, Miguel Fahrenheit o Pechitos de Chiguagua. Cosas que se quedarán para el recuerdo personal y que serán rememoradas en su momento, con la persona con la que viví los momentos.

Algunos miembros y ex-miembros de Yaco

Algunos miembros y ex-miembros de Yaco

Y ahora sí que se acaba esto. A la vuelta tuve la suerte de tener aun algunos días medio tranquilos. Lo cierto es que cuando ya te quedan como 3 o 4 días para marcharte es casi como si no disfrutaras ya el tiempo y todo tu mente está ya en otro lugar. Pero pude visitar a algunos amigos que hice estando en Yaco, a mi antiguo compañero de facultad Guillermo y su novia, a Joaquín, etc. E incluso me sobró un día para estar en la celebración del cumpleaños de mi sobrino, al que le compramos un juego así parecido al Scatron con el que tantas horas y horas pasé jugando en mi infancia; y lo mejor es que parece que le está cogiendo el gustillo. A ver si nos sale científico 😀

La realidad es que disfrutó más de sus guantes de bozeo...

La realidad es que disfrutó más de sus guantes de bozeo…

Además a mí me regalaron un Amazon Kindle!

Segundos antes de abrir el regalo y descubrir mi Kindle

Segundos antes de abrir el regalo y descubrir mi Kindle

Y ahora sí, aquí lo dejo. Ya contaré cómo me ha ido el regreso y el viaje de fin de semana a Montreal que hice en Acción de Gracias 😀

Er Guille y la Miry

Er Guille y la Miry

Anuncios
20 comentarios leave one →
  1. Miércoles, 17 octubre, 2012 11:03

    Fue una alegría poder verte otra vez por Sevilla. ¡Tú si que sabes aprovechar las vacaciones! O al menos esa es la sensación que me da a mi. 🙂

    • Miércoles, 17 octubre, 2012 11:41

      ¡El placer mío! Me encantó que pudiésemos reunirnos casi todos, con lo difícil que es eso en pleno agosto en Sevilla.

  2. Guillermo permalink
    Miércoles, 17 octubre, 2012 11:08

    Así unos cuantos comentarios aleatorios:

    – No sé si alguno más lo hace, pero cuando pones un enlace con música, suelo darle e ir escuchando el tema mientras leo lo que nos escribes… Esta vez ha sido realmente desconcertante y difícil hacerlo con esa canción del infierno…

    – Se nota que le vas cogiendo el rollo al tema fotografico… Algunas fotos están muy guapas!! ¿Ya has entrado en el tema del retoque fotográfico? Eso sí, las mejores con diferencia son la de la pose con la cerveza en Canarias (tremenda pose con gafas Cobra) y la de tu sobrino que es de genial pa’rriba!!! XD

    – Summertime…

    Un abrazo!

    • Miércoles, 17 octubre, 2012 11:43

      Jajaja, lo siento mucho. De hecho ésa es la idea del vídeo al principio, es más, pensaba poner otra música distinta, pero para no repetir autor y por hacer honor a las bandas sonoras de cada viaje, opté por ese terrorífico tema.

      El retoque aun no lo llevo muy bien, así que las fotos están tal y como salen de la cámara. Es una tarea pendiente porque según leo les da otro aire si lo haces bien.

      Un abrazo y muchas gracias por aquella rica comida y tarde de verano 😀

      • Guillermo permalink
        Jueves, 18 octubre, 2012 06:40

        AAHHH!! Ahora lo entiendo!!! La mención y la foto es como tributo a los Langostinos!!! XD

        Me alegró mucho verte y conocer en persona a su señora.

        Recordé tambien al ver las fotos, lo impactado que me quedé de tu fabuloso moreno, algo nunca visto anteriormente!!! Serás o serías la envidia de los fucking Canadian…

      • Jueves, 18 octubre, 2012 09:31

        XDD ¡Y que vivan los langostinos!

        Mi moreno fue causa de comentarios y envidias varias al volver. Lamentablemente poco queda ya de ese bronceado Papuchi con el que llegué.

  3. Ana permalink
    Miércoles, 17 octubre, 2012 12:19

    Que pena no haber podido ir al viaje autocaravenero, mis vacaciones no han sido las mismas sin disfrutar de esa semana y sin poder verle y hablar en condiciones…..una pena mu grande de verdad, pero las cosas han pasado así y lamentarse es tontería, ahora solo toca planear para el verano que viene y tener esperanzas en poder verte y cogernos la paporra que no pudimos, porque beberé bien lo sabe panete.

    y dormir allí, sin luces de la ciudad, sin ruidos, sin nada más que nosotros, la naturaleza….” no he podido evitar imaginaros a todos desnudos jajajajajaaaaa y haciendo piesesitos XDDD.

    Leeré sus dos entradas posteriores, a ver que me he perdido.

    Un fuerte abrazo 🙂

    • Miércoles, 17 octubre, 2012 07:52

      Jajaaa, con miradas confidentes y sonrisas socarronas. ¡Qué repeluco, oiga!

      Casi lo conseguimos, pero no pudo ser. Cuando nos volvamos a ver no vamos a saber ni qué contarnos 🙂

      Pero weno, lo que hacer es intentar organizar algo para el verano que viene 😀

  4. Miércoles, 17 octubre, 2012 02:11

    Javi! Gracias por dedicar una parte de tus vacaciones para vernos. En mi caso encantado de volver a verte y pasar una tarde todos juntos.

    Un abrazo y a seguir bien!

    • Miércoles, 17 octubre, 2012 07:49

      ¡Gracias Manu! Se echaba de menos un diíta así.

      • pitbulk permalink
        Viernes, 19 octubre, 2012 11:24

        Una pena haberme perdido la quedadaex-yaquense por encontrarme en tierras aragonesas…

        Otra vez será!!

      • Sábado, 20 octubre, 2012 04:46

        Otra vez será, Caras.

  5. pitbulk permalink
    Viernes, 19 octubre, 2012 11:26

    Una pena haberme perdido la quedada ex-yaquense por encontrarme en tierras aragonesas…

    Otra vez será!!

    • Sábado, 20 octubre, 2012 04:46

      Otra vez será, caras.

      • Guillermo permalink
        Lunes, 22 octubre, 2012 05:36

        deyabi?

      • Lunes, 22 octubre, 2012 10:34

        Pobre Sixto, que al ver que su comentario no salía porque estaba en moderación, se puso nervioso y lo duplicó, por si acaso.

  6. Sergio permalink
    Domingo, 21 octubre, 2012 06:39

    Menudo cronicón que ha hecho usted de las vacaciones. Me alegro de haber formado parte de ellas, sobre todo de la caravana, que era una cosa que venía de lejos y aunque parecía irrealizable, al final se pudo hacer. Ni yo mismo me creía el estar saliendo de la nave con la caravana. Lo repetiría una y mil veces. Desde luego todos los sitios que visitamos tuvieron su encanto pero la parte de Porto de Bares y de Estaca fueron geniales.

    Ahora cada vez nos va a ser más complicado intentar organizar algo y coincidir todos pero por falta de ganas, desde luego, no va a ser 😀

    pd: Tiene huevos que el “himno” fuese el Epic (maldito seas Sixto) pero nos reímos bastante. Por cierto hago mención al desastre de intentar hacer sesión en directo en superportátil de Sixto con su peaso mesa de dj, jejejejejeje, y esas explosivas y originales mezclas.

    • Domingo, 21 octubre, 2012 07:37

      ¡Más me alegro yo! Que casi llegué a pensar que no lo conseguiríamos. Lo que hay que hacer es planear ya el siguiente, y esta vez que incluya algún festivalaco, que sí, que los Celtas Cortos de varde estuvieron de puta madre, pero un poco de electro del bueno (sin desmerecer vuestras sesionacas con idas y venidas de luz) hubiera sido la guinda. Vayamos al Tomorroland o al UMF.

  7. Juan permalink
    Lunes, 19 noviembre, 2012 02:37

    Me alegro mucho verte, y pasar unos dias en las canarias. Aunque tenga k esperar otros dos años, me encantaria repetirlo, pero no ahi compadre, en otro lao!! A ver si subimos de nivel pa la proxima vez!!!
    JAJAJAJAJA, me descojono acordandome del puto fahrenheit, k tio mas artista…lo habria matado alli mismo solo por ese comentario.

    En compadre, nos vemos la proxima!!!

    • Lunes, 19 noviembre, 2012 03:55

      Ojú, compadre, vaya lote de reír namá que de acordarme otra vez de Fahrenheit. Como mínimo una vez al año hay que verse. Lo más probable es que el verano que viene vaya a finales de junio, principios de julio. ¡Vamos a los San Fermines!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: