Skip to content

Hay que vivir en California

Domingo, 31 marzo, 2013


(California dreamin’)

Ahora que estamos en Pascua, y como recordarán aquí en vez de pasos y penitentes tenemos conejos que esconden huevos de chocolate, voy a aprovechar para contar un poco el viaje por tierras californianas.

La excusa fue la PyCon. La mayor conferencia de programadores o interesados en el lenguaje Python se celebró este año en Santa Clara, California. Yo mandé una charla pero no fue aceptada, y es que con casi 2500 asistentes imagino que el nivel la competencia fue atroz  Aunque a tenor de algunas de las charlas que hubo uno siempre piensa que lo podría haber hecho mejor. El propio Guido van Rossum, creador de Python, dio un sesión sobre programación asíncrona fue durmió hasta las piedras, pero es el Benevolent Dictator for Life así que se le permite. El resto de charlas no estuvo del todo mal, algunas fueron muy buenas, y otras me las perdí porque se pisaban entre ellas.

Así es, no hay nadie conduciendo ese coche. Es el coche de Google que se conduce solo

Y tras 4 días de aprender un montón, llegó el momento de alquilar un coche con Gabi y Fidel e irnos a conocer California. Ellos ya habían estado, incluso varias veces, así que yo fui un poco a la aventura, con la idea de que recomendasen los mejores lugares que había que ver. Lo primero que me sorprendió de California es que me recordaba a Andalucía a cada paso. El buen clima, la cercanía a la playa, a la montaña, a la nieve, la gente relativamente agradable, los arbustos, ¡si hasta gorriones creo que vi! Incluso vi una plaza con olivos. La gente es bastante más tranquila y menos estresada que en sitios como New York, y eso se nota en el trato. Todo el mundo te habla y te trata bien, no parece que les estés robando el tiempo ni nada de eso. Si sales por la noche es normal conocer gente. Sólo por estar en la barra pidiendo ya hay alguien que te preguntará algo o te hará algún comentario. La verdad que si ése es el rollo west coast, me gusta.

La celebración del Día de San Patricio por las calles de San Mateo, si bien no tan multitudinaria como en London, Ontario, ciudad universitaria, fue de lo más agradable. Incluso nos dejaron entrar a uno de los garitos habiendo Gabi olvidado el carnet en el hotel. Fue curioso ver a irlandeses de verdad con los bailes tradicionales. Y al resto de nosotros, locales y extranjeros, beber los brebajes verdes y las cervezas negras que están mandadas. Bueno, y después está sociopath, qué tipa más rara, intentando como integrarse pero con las habilidades sociales de la mierda. Muuuy rara la pobre.

El embarcadero de Monterey

Mientras salíamos por fin hacia nuestro primer destino, Monterey, atravesar Silicon Valley es bastante alucinante. No sólo ves nombres y edificios de empresas emblemáticas como Menlo Park, Mountain View o Palo Alto, sino también el hangar de las antaño activas lanzaderas espaciales. Una verdadera pena que ya hayan desmontado la última que estuvo operativa, si no probablemente habríamos intentado verla.

En el acuario de Monterey

En el acuario de Monterey

Una vez en Monterey, y tras un rico desayuno en uno de los sorprendentemente buenos moteles de carretera en los que estuvimos, nos fuimos a ver el acuario, que presume de tener una de las placas de vidrio de una pieza más grandes del mundo. Lo cierto es que el acuario está muy bien y sorprende bastante. Como siempre la mejor parte es la de las medusas, aunque todo lo demás está genial.

Cantautor callejero

Cantautor callejero

Después de Monterey fuimos a Carmel, y digo fuimos porque tengo el honor de haber conducido casi la mitad de todo el viaje (y es que estoy ya un driver total). Fue sólo de pasada, pero el pueblecito mola un montón, aunque ya es una ciudad. Carmel-by-the-sea, que es su nombre formal, tiene como alcalde a Clint Eastwood, que es natural de la zona. Además ha visto nacer otros miembros importantes de las artes y la cultura norteamericana, pues dese hace más de un siglo ha sido el hogar de la bohemia. Es como si un montón de hippies se volviesen millonarios y fundaran un pueblo. El resultado sería Carmel. El ambiente es genial. Puedes bajar a la playa casi todo el año, aunque no bañarte que la costa pacífica está fría de cojones. Es una ciudad al parecer super amigable con los perros y tiene fama de tener algunas leyes un poco entrañas, como limitar el alto de los tacones en los zapatos de mujer, pero son más leyenda urbana que otra cosa.

Tras Carmel, de la que no tengo muchas fotos porque estaba nublado y además sólo estuvimos de pasada, nos pusimos rumbo a San Luis Obispo. Una de los altos en el camino fue para ver una colonia de elefantes marinos (miroungas). Me quedé un poco flipado, no por los bichos en sí, que tienen lo suyo, sino porque no sabía que les gustara esos climas tan templados. Mientras observábamos la vida tan tranquila y reposada que llevan, uno de los machos se encabronó con otro, pero el dominante lo despachó rápido. Y menudo harén que tenía el tipo.

Porque yo lo valgo

Porque yo lo valgo

La noche la hicimos en San Luis Obispo, y no hay mucho que resaltar que yo recuerde. Nuestras mentes estaban ya en Kings Canyon y Sequoia National Park. Desde que supe que existían árboles gigantes de miles de años siempre los que querido ver en directo. Y por fin en este viaje me quité la espinita. El General Sherman, a unos kilómetros antes del parque, es una de las secuoyas gigantes más viejas y famosas. Tiene unos 2000 años y está considerado como el de mayor biomasa del mundo. Su nombre proviene del William Tecumseh Sherman, general de la 9ª Caballería de Indiana bajo cuyas órdenes sirvió el naturalista que le puso nombre. Impresiona. Es alucinante ver cómo los árboles, cosa que yo no sabía, cicatrizan tras un incendio y otros desastres. Se puede ver la corteza nueva rodeando la vieja y enfermiza. De hecho, estos bosques no se protegen del fuego de manera artificial porque parece que es mejor que la Naturaleza siga su curso; según leí, se mantiene mejor así la población de secuoyas gigantes.

Detalle de la sección interior de una secuoya, como podemos observar magníficamente

Detalle de la sección interior de una secuoya, como podemos observar magníficamente

La llegada a Kings Canyon es muy bonita. De repente la arboleda se convierte en un bosque gigante. Los redwoods o secoyas normales empiezan a darle un aire encantado al lugar. Y para cuando empiezas a ver secoyas gigantes, estás ya tan ensimismado mirándolo todo que te parecen seres de otro planeta. Son tan masivos y gigantes que algunos no pueden ser rodeados ni por 20 personas. Te sientes un microbio. La sensación es abrumadora. Los hay hasta de 3000 años. Es decir, hay árboles que han existido antes de que pudiéramos contar el tiempo antes o después de Cristo. Desde luego yo me he quedado tocado por esas majestuosas plantas.

Majestuosas secoyas

Majestuosas secoyas

El día siguiente lo dedicamos íntegro a hacer excursiones. En realidad somo hicimos una inmensa que recorrió varios de los senderos, ya que aunque nuestra idea original era recorrer el valle, vamos lo que es el cañón propiamente dicho, aun estaba cerrado por invierno. Y no defraudó, aunque me queda la espinita de volver para poder hacer ese camino.

Por fin consigo que el agua se vea así en un foto, gracias a la ayuda de Fidel

Por fin consigo que el agua se vea así en un foto, gracias a la ayuda de Fidel

Una de las cosas que encontramos y no esperábamos fue el lago. Formalmente propiedad de la YMCA, es decir de la Asociación Cristiana de Jóvenes, se trata de un campamento de verano con capacidad para un buen puñado de capillitas de ambos sexos pero separados, no sea que hagan llorar al niño dios. Lo bueno es que la entrada es libre desde el Kings Canyon National Park, basta con seguir un sendero un poco escondido para encontrar esa joya de camping en mitad del bosque de los árboles gigantes. Como sólo abre en verano tenía ese aire de abandono y ruina que tanto atrae a algunas personas, entre las que me incluyo. Además de un cierto parecido a miles y miles de escenas de películas de terror.

El campamento del terror...

El campamento del terror…

Pero aun quedaba viaje por hacer. De hecho hicimos todo el camino que separa Kings Canyon de San Francisco en un día, parando en un sitio llamado Manteca para comer algo. De haberlo sabido quizás hubiera intentado quedarme más tiempo en el parque, pero no me sobraban precisamente días. Sólo nos quedó 1 día y 2 noches para conocer San Francisco, así que el pateo e intensidad fueron brutales. Por fortuna tanto Gabi como Fidel sabían qué había que ver.

Empezamos por las calles y sitios emblemáticos como Mission Disctric, cerca de donde estaba nuestro decadente hotel, en Tenderloin, algo así como la típica zona chunga en la que colocan una comisaría pare que todo se tranquiliza y puedan mudarse las familias. No sé si San Francisco es el origen del movimiento hipster, los gafapastas modernitos, pero desde luego Mission es su territorio. Sólo echando un vistazo a las tiendas uno se da cuenta de que no es lo suficientemente guay como para estar allí. Es una ciudad muy brutal en la que conviven gentes muy dispares. En un mismo sitio puedes ver a un tipo enchaquetado hablando con otro con una cresta y un hipster así rollo Bigote Arrocet. Pero por supuesto hay otros muchos barrios. De hecho todo está dividido en barrios bastante bien delimitados, desde el chino hasta el latino, en cuyas calles los carteles están en español, como está mandao.

We Can Do It! Al lado de Pampanito, el submarino

Al día siguiente estuvimos pateando a saco. Vimos la Coit Tower, un submarino de la Segunda Guerra Mundial, ligeramente el Puente de San Francisco, el cambio de sentido del famoso tranvía, Chinatown, las famosas calles empinadas (que son la mayoría), y la prisión en la isla de Alcatraz. Todo muy alucinante. Casi no llegamos a la noche, pero había que hacer un intento para al menos conocer el Zeitgeist un antrazo que me recordó mucho a la buena época sevillana. Si a algo no le falta a San Francisco son opciones y vida. Da gusto.

Una de las típicas calles empinadas

Una de las típicas calles empinadas (borrosidad gracias a GIMP)

Otra de las cosas buenas de San Francisco es que, aunque sólo tenga una comida típica, la sopa de almejas o clam chowder que se sirve en un pan de pueblo ahuecado, hay cientos de opciones para comer. Posiblemente tantas como culturas distintas conviven. A la vuelta de la esquina puedes encontrar un ruso que prepara ternera a la Stroganoff, un vietnamita con platos copiosísimos, o una hamburguesería tradicional de puta madre. No, no encontré un bar de tapas español ni a nadie vendiendo jamón, pero todo se andará. De hecho no me pareció mal negocio eso de montar un bar andaluz por allí, seguro que los hipsters se vuelven locos y me petan el bar.

En definitiva, California mola un huevo. Si no fuera porque tienen el desarrollo tecnológico posiblemente más pepino del mundo me recordaría todavía más a Andalucía. No creo que sea mala idea intentar probar suerte por aquellos lares una vez termine con mi doctorado. La verdad es que llegar a Canadá y que esté nevando no ayuda mucho al deseo de quedarse en Ontario.

Y como decía al principio, el viernes tuvimos uno de los escasos días festivos en Canadá, el Good Friday lo llaman, vamos el Viernes Santo de toda la vida. Unos días antes llegó el padre de Espe desde España (y yo conduje ida y vuelta al aeropuerto), que ha venido de visita y ha traído y delicioso cargamento de comidas de la tierra, arriesgando su pellejo, pues creo que la multa podría haber sido curiosa. Así que Espe lo está llevando y trayendo por todos lados para que conozca las bondades y tradiciones canadienses. Tuvimos una rica cena con amigos y comidas de todos sitios y el sábado fueron a ver cómo se extrae y hace el sirope de arce, y además en esos sitios suelen poner barra libre de pancakes. Yo, por desgracia, ni pude comer el día de la comilona ni pude ir a la fiesta de los pancakes; me han quitado una muela del juicio que estaba presionando a los demás dientes y empezando a doblarlos y romperlos. Abrir encía, cortar muela en dos, sacar muela, cerrar encía con puntos. Super agradable. Con el añadido extra de que tengo, según todos los dentistas que me han visto hasta ahora, unos dientes durísimos. Y pasando hambre estoy, con la cara inflada como el Quico y sin poder comer más que cosas líquidas, yogures y mierdas así. Hasta los huevos ya del batido de chocolate. A ver si se me pasa pronto y me desquito antes de que se vaya el padre de Espe. Al menos me puedo comer las ricas torrijas que estuvimos haciendo el sábado, con mi experta receta transmitida de generación en generación, y que como siempre quedaron riconudas.

Así que nada, espero que hayáis disfrutado esta Semana Santa algo más que yo, que por otra parte he estado pringado terminando el diseño de mi curso que defiendo la semana que viene.

La bahía y el puente al fondo

La bahía y el puente al fondo

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. espesita permalink
    Lunes, 1 abril, 2013 03:27

    Realmente San Francisco parece un agradable lugar 🙂
    Piense en lo positivo, no ha tenido muchos problemas tras quitarle la muela, ya casi casi estás bien 🙂

    Espero ver más fotos pronto
    (})

    • Lunes, 1 abril, 2013 03:38

      Sí que lo es. A ver si tenemos oportunidad de ir los dos para que lo veas por ti misma.

      Lo malo es que sólo puedo comer torrijas. Lo bueno es que sólo puedo comer torrijas.

  2. Lunes, 1 abril, 2013 07:35

    Gran resumen de un gran viaje, ha sido genial. 🙂

    Y muy buenas fotos, le estás sacando buen partido a la reflex. La del Golden Gate está fabulosa, se nota la mano de tu nuevo polarizador circular. 😉

    • Lunes, 1 abril, 2013 08:14

      Ahora a pensar en cuándo y dónde será el siguiente 😀

      El polarizador es algo que debería venir por defecto con las réflex. No sé cómo he estado tanto tiempo sin él.

  3. Fer permalink
    Martes, 2 abril, 2013 03:34

    “Un buen puñado de capillitas de ambos sexos pero separados, no sea que hagan llorar al niño dios” 😄 … (comentario genial, pero cuidado con el castigo divino, a partir de ahora las torrijas te saldrán amargas)… Que pasada California!! estoy deseando conocerla, y eso de que parezca una andalucía gigante (38 millones de habitantes, casi la población de españa) quizás tiene algo que ver con que se la quitaron a nuestros amigos méxicanos (después de que estos nos la conquistaran a nosotros) (después de que nosotros se la quitáramos a los indios)…

    Las fotos geniales, me ha encantado la del Golden Gate y la de la cascada… tiempo al tiempo, igual terminas viviendo allí en breve, nunca se sabe 😉

    Besos

    • Martes, 2 abril, 2013 12:56

      Pero qué bien me salen las torrijas. Y las mejores las del fondo de la cacerola 😀

      California me ha impactado y sí, cuando vayáis seguro que os da también así un rollo a Andalucía a lo bestia. O igual soy sólo yo porque 3 años ya viviendo fuera es mucho y veo Andalucía en todos lados.

      Quién sabe, ojalá me salga algo por allá 🙂

      • Guillermo permalink
        Miércoles, 3 abril, 2013 06:09

        Si te sale algo por allá, quizás vaya a visitarte entonces… jejejeje

      • Miércoles, 3 abril, 2013 06:10

        ¡Serás bienvenido!

  4. Guillermo permalink
    Miércoles, 3 abril, 2013 06:56

    1. “Detalle de la sección interior de una secouya” ==>> Podemos observar magníficamente.
    2. Ojala un video de California con el formato “Andalucía es de cine”.
    3. La rubia de las Mamas de The Mamas and the Papas, esta q cruje!! Además me recuerda a Claudia Schiffer, mi amor platónico adolescente…
    4. En la PyCon va la gente disfrazada como en la ComicCon? Esa gente caracterizada de if-else o de Exception…
    5. Las fotos geniales! A mi en particular me ha gustado mucho la de los coches alineados horizontalmente y la casa inclinada. La del agua corriendo sabía que la habías puesto por haber conseguido ese efecto tan deseado por los fotógrafos amateurs jejeje…
    6. Espero la segunda parte del viaje tipo Road Trip en algun sitio donde Espe no pueda leerla… 😛

    Un abrazaco!

    • Miércoles, 3 abril, 2013 06:17

      1. XDD He corregido ese pie de foto.
      2. Sí que molaría, aunque debe haberlos por ahí, supongo :\
      3. Con la cara de fucker del vocalista, ni me había fijado en la rubiaca ¬_¬
      4. Jajajaa nope, pero serían grandes disfraces. Intentaré vestirme de bucle for o patrón fachada para el próximo Halloween.
      5. Hombreeee, es que tiré como 20 fotos. Alabadas sean las cámaras digitales.
      6. No sé a qué te refieres, con lo formalito que soy yo B-) (no sé de qué habla, Espe, te lo juro)

      • Guillermo permalink
        Sábado, 6 abril, 2013 06:41

        jajajjajajaja Un abrazaco!

  5. Sergio permalink
    Jueves, 4 abril, 2013 05:25

    Pues la verdad que no tiene mala pinta California. En el aspecto de la naturaleza, EEUU tiene que ser un país de una riqueza excepcional. Respecto al mundo civilizado creo que ya le dije que solo visitaría tres ciudades: New York, Nueva Orleans y, por supuesto San Francisco, aunque seguro que habrá alguna que otra interesante.

    Lo de las secuoyas tiene que impresionar de sobremanera, vaya cosa guapa los arbolacos. Yo me adhiero también a la propuesta de Guillermo, e intentaría visitarle si alguna vez trabaja en San Francisco, es más si me consigues un curro allí me iría del tirón XD. Tiene que ser una ciudad con un encanto especial. Mención también a la paradita que hicisteis en Manteca, muy apropiado, sin ninguna duda, para usted.

    Yo también me puse pujo de comer torrijas y eso que no soy muy fanático de ellas. Será porque ahora Sevilla me cae un poco lejos y aproveché mis días allí para llegar cada noche y ponerme como el tenazas.

    Por cierto a ver cuando me enseñas la hipercámara de fotos con todos sus accesorios, que para los viajes que hemos hecho siempre te llevas la pestosa 😀

    Un abrazo, maquina!!! Y felicidades por su siguiente éxito!!!!

    • Jueves, 4 abril, 2013 07:04

      Nada de mala pinta. No sé muy bien por qué Neva Orleans también me llama mucho la tención.

      ¡A ver si es verdad mamona! A Diego han venido un par de veces a verlo, a Espe otro par, y a mí no han venido a verme ni las moscas 😥

      Es cierto, tío. Este verano la llevaré, yo estoy super contento, sobre todo ahora que tengo un polarizador circular y un objetio para retratos. Pero es un cuerpo básico, no necesito más con mis concimientos de amateur.

      Un abrazo tío, nos vemos en un para de meses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: